País

Importantes parques y reservas perdieron estatus de área protegida

Además, varios parques nacionales se quedaron sin miles de hectáreas. Falta de gestión y acciones ilegales amenazan a los espacios verdes que sirven de sumidero de carbón, refugio de flora y fauna.

Verde que te quiero verde. Desde 1948 hasta el 2018 se crearon 102 Áreas Silvestres Protegidas de Paraguay (ASP). Sin embargo, ocho importantes sitios perdieron este estatus de protección por diversas razones. La mayoría por intervención humana.

Este espacio de áreas protegidas representaba el 7% del territorio nacional, según el director ejecutivo de Guyra Paraguay, José Luis Cartes. Lo que significa beneficios como sumidero de carbón, provisión de alimentos, refugio para la flora y fauna entre otros servicios ambientales.

Acciones legales de propietarios, reclamos de territorios indígenas, inundación de reservorio, ocupación de campesinos y posterior colonización. Estas fueron algunas causas por las que desaparecieron estas áreas, según el biólogo.

DISMINUCIÓN. En el caso puntual de parques nacionales, cinco de ellos perdieron de manera considerable el tamaño original con el que fueron creados. Uno de los más resaltantes es el del Parque Caazapá que de 200.000 hectáreas pasó a 16.000 hectáreas.

areas verds.jpg

Otro inconveniente es la descategorización de Parques Nacionales, cuyo fin es la absoluta conservación, a Reserva de Recursos Manejados (RRM). “En este caso se establece una habilitación de 50% de la propiedad que no necesariamente es sostenible, por la reglamentación confusa, por lo que fragmenta el área y no conlleva con la categoría de área protegida”, señala Cartes.

Bajo esta transformación a reserva, se encuentran: Ypoá, Ybytyruzú, Tinfunqué y Lago Ypacaraí.

“Lo que se denota es eliminaciones o juicios, es la incapacidad de gestión del Estado para tener áreas protegidas como se debe. No se respetan los procedimientos para ser un área protegida o no se consulta previamente con el propietario privado”, agrega.

PRESIONES. Además de estos problemas para la conservación, estas áreas pesan otras amenazas como el cultivo ilegal de marihuana, ocupaciones, cacerías, extracción de rollo y cacería.

A ello se le suma que los guardaparques que custodian el área no son suficientes y deben trabajar bajo condiciones precarias en cuanto a infraestructura.

A nivel nacional, existen un total de 115 guardaparques, tanto en el sector público y privado, para cubrir una superficie de 2.726.000 hectáreas declaradas como áreas protegidas.

Dejá tu comentario