País

“Hay muchos caminos posibles a la maternidad que están abiertos”

 

La experiencia vivida con los tres años de incertidumbre en la búsqueda de su segundo hijo, fue el impulso que llevó a la periodista y escritora Luciana Mantero a escribir el libro El deseo más grande del mundo. La obra es una ayuda y guía para las mujeres que no pueden concebir.

La obra escrita por Mantero va por su tercera edición en su país, Argentina, y se editó en varios países. Además de su historia, cuenta la de otras nueve mujeres que estuvieron en la búsqueda de un hijo. La recepción que ha tenido ha sido más que positiva. La autora puede ver reflejado eso en los mensajes que le llegan por las redes sociales.

“El impacto ha sido increíble. Lo más lindo es que esta obra ayuda a enfrentarnos y reconocer nuestros sentimientos. Eso indefectiblemente hace bien y aporta en la búsqueda y en la vida en general de las personas. Ayuda a conocer las alternativas, para compartir en pareja y para hablar en pareja de lo que una pasa. Es un libro sanador que da fuerza a las mujeres desde lo emocional y aporta información médica”.

TABÚES. Aunque hubo grandes avances en el pensamiento de la sociedad sobre los problemas para concebir hijos, en algunos lugares persisten ciertos tabúes. “Erróneamente se piensa que por no poder concebir una persona es menos mujer o menos hombre”, señala Mantero.

Este prejuicio afecta profundamente a las personas que atraviesan esta situación, no solo desde las miradas externas. También en lo interno, donde mujer y hombre se atormentan con preguntas cuestionándose a sí mismos.

Otro tabú social apunta a los niños que nacen de óvulos o espermatozoides donados. Mantero señala que esto no debe ocultarse a los niños nacidos por este método.

“La maternidad o paternidad no es compartir la genética o la biología. Es dar amor y cuidado siempre con la verdad y el bienestar de ese hijo por delante”.

SALIDAS. Vivir en el limbo de la incertidumbre, de que si podrá o no concebir el hijo tan esperado, es uno de los momentos más fuertes que pasan las mujeres que están en esta situación, sobre todo porque ellas ponen el cuerpo.

Hablar de la infertilidad con la pareja, familiares y otras personas que atraviesan por lo mismo, puede resultar de gran ayuda; sobre todo, lograr la comprensión del problema.

La búsqueda de alternativas ante la imposibilidad de tener hijos de manera tradicional, es una manera de hacer frente a la situación, aconseja la escritora y periodista.

Entre las opciones sugiere acudir a un médico que trabaja en lo referente a la infertilidad, que haga hincapié en el diagnóstico. También acudir a los tratamientos para hacer frente al problema. Para quienes no puedan costearlo, conocer otras alternativas.

“Es bueno saber que hay muchos caminos posibles hacia la maternidad, que están abiertos. No debemos quedarnos inmovilizados en el dolor”.

Dejá tu comentario