Interior

Grave crisis económica lleva a las familias a vivir de la ayuda en CDE

Unas 1.000 a 1.200 personas por día reciben alimentos elaborados por la planta procesadora de alimentos de la Comuna local. Cada día más personas sin empleo buscan la manera de sobrevivir.

Ciudad del Este se encuentra sumida en una grave crisis económica como consecuencia de la pandemia del nuevo coronavirus que obliga al cierre de frontera hace más de tres meses, deja como saldo un ejército de desempleados que buscan forma la forma de poder sobrevivir. La crisis se extiende a todos los sectores.

En este contexto la Comuna local amplió la producción de leche de soja y panificados, a través de la Dirección de Desarrollo Social, que sustenta la provisión de alimentos para más de 250 ollas populares distribuidos en diferentes barrios, el Centro Educativo de Menores, albergues de niños y ancianos. Este programa se ejecuta en la planta procesadora de alimentos, ubicado en el barrio Ciudad Nueva, donde funciona la vaca mecánica y la panadería municipal. De acuerdo a los datos alrededor de 1.000 a 1.200 personas por día reciben los alimentos elaborados en la planta.

“Forma parte de una acción que refuerza y complementa la distribución de kits de alimentos no perecederos, que lleva adelante la Municipalidad a través del banco de alimentos. Es una de las dependencias con mayor incidencia social en este tiempo de pandemia por su capacidad operativa y técnica para dar respuesta a la gran demanda desde el inicio de la cuarentena”, explicó el economista Sebastián Martínez, el director de Desarrollo Social.

DOBLE TURNO. La planta produce alrededor de 1.400 kilos de galletas y 8 mil litros de leche de soja por día que va dirigido a las comunidades más necesitadas. Como consecuencia de la cuarentena se dobló la capacidad de producción, doblando los turnos. “Antes se trabajaba en un solo de turno, ahora tuvimos que ampliarlo, al aumentar la necesidad”. Martínez señaló que están trabajando para mejorar la logística y ver la forma de evitar que se forma la prolongada fila de manera diaria. “Estamos viendo cómo hacer para mejorar el sistema de distribución de manera a evitar en lo posible la fila que hoy se observa”.

Dijo que mantiene como prioridad el compromiso de la ayuda humanitaria poniendo todo el empeño y el esfuerzo para enfrentar la crisis alimentaria ante la difícil época. Recalcó que muchos programas de desarrollo social se han interrumpido debido a la cuarentena.

El ingeniero Alex Samhat, responsable de la planta, explicó que con la producción que se inició en el mes de marzo, se genera la posibilidad de satisfacer gran cantidad de demanda y que se trabaja de 06:00 a 19:00 en dos turnos para el efecto.

También informó que, adecuándose a las medidas sanitarias, los interesados pueden acercarse a la planta de 09:00 a 16:00, de lunes a viernes, para retirar los alimentos que se producen para paliar la carencia y las necesidades emergentes de la recesión comercial y el desempleo persistentes en la actualidad.

De marzo a junio, se recibió en la planta a 37.000 personas, cubriéndose una demanda de 187.500 litros de leche que requirió 18.750 kilos de granos de soja. También se cubrió la demanda de 58.320 kilos de panificados para la que se utilizaron 872 bolsas de harina de 50 kilos, 2011 panes de levadura y 186 paquetes de azúcar de 5 kilos, de acuerdo al informe cuatrimestral elaborado por el ingeniero Samhat.

Dejá tu comentario