28 feb. 2024

Gobierno debe resolver pésimo servicio de transporte público

Un video que muestra al presidente en un colectivo conversando con los pasajeros motivó airadas críticas en las redes sociales, en medio de la cotidianidad en la que ya se convirtieron las reguladas del transporte público. Lamentablemente, en los primeros cien días del nuevo Gobierno el servicio no ha tenido cambios y la anécdota del titular del Ejecutivo sentado en una unidad de transporte enerva y ofende a una ciudadanía que ya está cansada y resignada a que sus autoridades ignoren el vía crucis diario que deben padecer los usuarios.

Los usuarios del transporte público consideran que no solamente no se han dado cambios en cuanto al servicio del transporte público, sino que además se nota un empeoramiento, pues las conocidas y frecuentes reguladas del servicio están prácticamente normalizadas.

Los padecimientos de los usuarios no tienen fin y, sin ser pesimistas, en el futuro cercano no se percibe algún tipo de mejoría, por la negación en la que permanecen las autoridades, y la indiferencia ante las dificultades que supone un pésimo servicio en la vida de los ciudadanos.

Los paraguayos y paraguayas usuarios del transporte público siguen esperando a que se haga realidad la promesa de campaña que les aseguraba que “vamos a estar mejor”.

A cien días de que asumió la administración de Santiago Peña, la mayoría de la población no está mejor.

La calle solamente tiene quejas y exigencias, pero esto también se está normalizando, pues los reclamos no encuentran respuesta. Es un hecho que los padecimientos de la gente no despiertan interés ni preocupación por parte de autoridades y funcionarios.

Trabajadores y estudiantes padecen a diario el pésimo servicio. Precisamente por el mal servicio están obligados a salir muy temprano de sus casas para conseguir un espacio en ómnibus repletos, ante el riesgo de llegar tarde a sus ocupaciones. El regreso al hogar tras una larga y agotadora jornada laboral repite el mismo ritual: interminables esperas de horas incluso, y un viaje incómodo e inseguro. Los pobladores de Asunción, su área metropolitana y el Departamento Central sufren además de castigo de que por las noches y los fines de semana el servicio de transporte se vuelve todavía más precario, pues prácticamente no hay unidades para movilizarse.

Poco antes de las elecciones del mes de abril se hicieron públicas una serie de denuncias de irregularidades respecto al transporte público, cuando se descubrió la existencia de pasajeros fantasma: así se pudo saber que un único usuario tuvo un gasto de 7 millones de guaraníes al mes. La agrupación ciudadana Organización de Pasajeros del Área Metropolitana de Asunción (Opama), en una investigación, había denunciado que con una tarjeta se realizaron más de 600 viajes en pleno día domingo, precisamente uno de los días de la semana en que el servicio de transporte es prácticamente inexistente.

Además de la irregularidad se descubrió que, mediante una resolución sobre parámetros del rendimiento de frecuencias de las unidades, un cambio no dado a conocer prácticamente legalizaba las nefastas reguladas, pues esta resolución no garantiza frecuencias mínimas para el servicio.

Hace apenas un par de meses, una burla desde la cuenta en la red social X del Centro de Empresarios de Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam) levantó una polémica, cuando un usuario compartió la foto de un colectivo repleto de pasajeros que pudo abordar por la noche tras dos horas de espera. La publicación estaba acompañada de un mensaje: “Ahora a disfrutar del playlist del chofer”. A esto se sumó la respuesta de Cetrapam diciendo: “Así se viaja en el primer mundo”, al lado de una foto de cientos de personas abordando un metro, un tipo de transporte que –lamentablemente– ni existen en el Paraguay.

Esta es la realidad. Irregularidades por las cuales nadie responde ni se hace cargo, y burlas de parte de quienes manejan impunemente el transporte público, y en medio de todo, los usuarios, personas que dependen del servicio y sufren a diario maltratos, reguladas, accidentes y humillaciones, abandonados a su suerte por autoridades de las instituciones del Estado que faltan a su deber de trabajar por el bienestar de los ciudadanos.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.