30 may. 2024

Gigantes dinosaurios reviven en un parque jurásico de Caaguazú

En el corazón de Caaguazú, entre frondosos árboles nativos y rodeado de naturaleza guaraní, se encuentra Techapyrã, el parque ecológico que invita a viajar en el tiempo hasta el periodo Jurásico dominado por gigantescos dinosaurios.

Techapyrã.jpg

El parque ecológico Techapyrã cuenta con una variedad de dinosaurios.

Foto: Gentileza.

“Dios crea al dinosaurio. Dios destruye al dinosaurio. Dios crea al hombre. El hombre destruye a Dios. El hombre crea al dinosaurio”, se puede escuchar entre Ian Malcolm (Jeff Goldblum) y la doctora Ellie Sattler (Laura Dern) en la primera entrega de la taquillera cinta Jurassic Park, dirigida por Steven Spielberg.

Techapyrá, Caaguazú.

Y en Paraguay, ¿es posible hallar dinosaurios? Pues, aunque parezca difícil de imaginar, la respuesta podría ser —de alguna manera— afirmativa, ya que a 180 km de Asunción, en el corazón de Caaguazú, se encuentra Techapyrã, el primer parque ecológico temático de dinosaurios del país.

Techapyrã 1.jpeg

El complejo te invita a la aventura familiar.

Foto: Gentileza.

Con más de 15 especies, el parque invita a un viaje familiar prehistórico, a millones de años atrás, donde los dinosaurios eran los dueños del mundo.

El lugar tiene como objetivo transmitir un mensaje de amor al turismo interno, de una manera sana, educativa y divertida.

“Queremos demostrar que no somos un balneario como los del montón, queremos ser un lugar para el disfrute de todos, ya que estamos enfocados en la familia y el apoyo al turismo interno en el Paraguay”, dice Osmar Adorno, encargado del lugar.

Techapyrã 2..jpeg

El lugar cuenta con una variedad de especies de dinosaurios.

Foto: Gentileza.

El parque cuenta con una variedad de imitaciones de dinosaurios, de diferentes especies y a tamaño real, algunos con movimiento, los cuales fueron fabricados con materiales reciclados, como el hierro, fibra de vidrio, espuma, cemento de liana, entre otros.

De las más de 15 piezas de gran tamaño, dos fueron traídas de China y las demás fueron creadas con profesionales paraguayos, específicamente por artesanos de Caaguazú.

Los más grandes tomaron un tiempo de dos meses de trabajo, mientras que los más pequeños, alrededor de 30 días de producción.

Techapyrã8.jpeg

El Triceratops es uno de los protagonistas del lugar.

Foto: Gentileza.

Fósiles genuinos

Pero ¿por qué un parque de dinosaurios? Y la respuesta es tan sorprendente como el lugar. En el terreno del parque encontraron restos de árboles petrificados, en proceso de fosilización de más de 250 millones de años.

“La temática de los dinosaurios surgió porque en el complejo se hallaron restos de árboles petrificados xilópalos o itá madera, que se formaron mediante un proceso de fosilización de 200 a 250 millones de años. Y según los estudios realizados a los restos encontrados en el parque, estos vienen desde el periodo Triásico”, explicó Adorno.

creador.jpg

José Osmar Medina Zarate, fundador del Complejo Ecológico Techapyrã

Foto: Gentileza.

El complejo turístico, antes de volverse parque, fue una granja, la cual era utilizada para reunir a las familias para disfrutar del paisaje y compartir en armonía con la naturaleza.

Posteriormente, su fundador, José Osmar Medina Zárate, tuvo la idea de crear un complejo turístico para potenciar la zona, como punto de referencia para las familias y generar fuente de empleo a varios hogares del Departamento de Caaguazú.

Techapyrã 9.jpeg

Los dinosaurios fueron construidos por artesanos de Caaguazú.

Foto: Gentileza.

“El nombre surgió, ya que uno de los empleados que trabaja en el parque en sus inicios había dicho ‘koa la techapyrã´, es decir, que en el lugar había muchas cosas para ver”, rememora.

Atractivos

La propiedad cuenta con ocho hectáreas de atractivos verdes, así como un desfile de especies de gigantescos dinosaurios que generan curiosidad e invitan a un recorrido cargado de sorpresas y con toques de aventura.

Hasta el complejo llegan niños, jóvenes y adultos, quienes le sacan el jugo al lugar hasta que el sol se oculte.

Techapyrã.jpeg

Los atractivos del parque son para chicos y grandes.

Foto: Gentileza.

“Los atractivos del parque son la jungla jurásica, cuasi tour, tirolesa, piscinas, cabañas, casas del árbol, parque para nichos y una inmensa cantidad de dinosaurios y los restaurantes”, manifestó Osmar.

Los dinosaurios son los grandes protagonistas del sitio. Entre las especie pueden encontrarse Tiranosaurio rex, Triceratops, Archaeopteryx, velociráptor, Stegosaurus, Brachiosaurus (cuello largo), pterodáctilos, entre otros.

Los dinosaurios cobran vida.

Los animales forman parte de la jungla jurásica, para que chicos y grandes se sumerjan en el mundo prehistórico o se sientan los protagonistas de la película de Spielberg, minuto a minuto.

“Todos los que visitan el parque tienen asegurada mucha alegría y diversión, pero los que más disfrutan de los atractivos son los más pequeños”, aseguró Adorno, quien indicó que el lugar guarda cientos de anécdotas muy lindas.

“Uno de los momentos especiales es la llegada de los niños y adolescentes al lugar, quienes vienen en excursiones. Realmente son momentos de risas, de disfrute y mucha alegría”, manifestó.

Techapyrã 3.jpeg

Más de 15 especies forman parte del parque.

Foto: Gentileza.

Los detalles

El Complejo Ecológico Techapyrã se encuentra ubicado sobre la Calle 24, en el barrio San Miguel, de Caaguazú. Está abierto todo el año, de 08:00 a 18:00. Para información y reservas, cuenta con la línea (0985) 395-607.

El precio de las entradas es de G. 25.000 para niños de 2 a 9 años, y G. 35.000 para mayores de 10 años en adelante. Las entradas incluyen estacionamiento, uso de las piscinas y recorrido por el parque.

Para quienes deseen dar un recorrido por la jungla jurásica se cuenta con un trencito.

Techapyrã (2).jpeg

Hay actividades para toda la familia.

Foto: Gentileza.

El lugar ofrece, además, tirolesa, paso por el puente colgante y la opción del Cuasi tour, así como zona de camping, cabañas y hospedajes por noche.

Más contenido de esta sección
A raíz de la copiosa lluvia registrada en el Departamento de Alto Paraná, desde la semana pasada, las aguas del río Monday —que fluyen hacia los Saltos del Monday— sufrieron un incremento en el volumen de agua de un color rojo, ofreciendo un espectáculo natural que solo se vive por la considerable cantidad de agua que llega hasta el sitio.