Política

Fondos del SNPP y Sinafocal en juego por interés político

Las disputas por fondos del SNPP y la Sinafocal, dependientes del Ministerio del Trabajo, tendrían como trasfondo pretensiones políticas de los titulares, enfrentados actualmente con la ministra.

La titular de la Cartera de Trabajo, Carla Bacigalupo, seguiría en disputa por cuestiones monetarias con el titular de Sinafocal (Sistema Nacional de Formación y Capacitación Laboral), Alfredo Mongelós, y con la directora del SNPP (Servicio Nacional de Promoción Profesional), Addis Merlo. Mongelós tiene pretensiones de pugnar por la Intendencia Municipal de Lambaré y Merlo aspira a ser Gobernadora de Caazapá.

ÚH publicó la situación entre ambos directores con la ministra por supuestas irregularidades denunciadas por Mongelós en el uso de fondos destinados a cursos de capacitación, circunstancia que posteriormente fue desmentida por funcionarios de la parte administrativa del Ministerio.

Explicaron que la supuesta irregularidad se trató solamente de una reprogramación financiera, que incluso fue autorizada por el Ministerio de Hacienda y que en realidad no existió ninguna irregularidad.

Con la medida, finalmente es la ministra quien hace de ordenadora de gastos de los recursos de dichas instituciones, pasando por alto a los directores, por temor a que realicen usos discrecionales, supuestamente.

Motivo. Este hecho se viene agravando, y el trasfondo de todo sería la administración de los recursos del Sinafocal, pues según fuentes el titular de Sinafocal tendría aspiraciones de ser precandidato a la intendencia de Lambaré y para ello estaría precisando de cierta cantidad de recursos económicos.

El Sinafocal es un órgano dependiente del Ministerio de Trabajo y la ordenadora de los gastos es la ministra por medio de resolución ministerial, hecho que molesta a Mongelós.

Actualmente, existen decisiones que son autorizadas por la ministra en sede del Sinafocal y desautorizadas por parte del titular, generando una suerte de conflicto interno.

Los únicos perjudicados de esta situación son los funcionarios que no saben a quién o cómo actuar ante tal circunstancia.

Lo último que detonó aún más la crisis fue el hecho que aconteció días pasados, cuando la ministra de Trabajo se constituyó personalmente en sede del Sinafocal, al enterarse que habría personas que se encontraban de manera irregular cumpliendo funciones e inclusive firmando documentaciones sin tener algún tipo de vínculo con la institución (contrato o nombramiento).

Esto se habría dado en los meses de octubre y noviembre del año pasado, cuando ingresaron, según versiones, por orden del secretario técnico Alfredo Mongelós, con la promesa de ser vinculados a la institución.

Por ello, Bacigalupo fue acompañada de una escribana pública a fin de constatar la presencia de estas personas y manifestó luego de una reunión a los directores de áreas que remitiría un informe a la Auditoria del Poder Ejecutivo y en su defecto a la Contraloría para deslindar todo tipo de responsabilidad sobre este hecho.

Según fuentes oficiales, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, ya estaría en conocimiento de esta situación, pero teniendo en cuenta que el titular del Sinafocal es hombre fuerte del vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, sería muy difícil su remoción.

Lo cierto del caso es que se está dando una suerte de pelea Petta-Ovelar, con un internismo que podría acarrear un fuerte entredicho entre el presidente y el vicepresidente, si se toman prioridades personales como candidaturas prematuras que dañan a una institución que debería ser de servicio. Tanto Mongelós como Merlo cuentan con antecedentes, el primero en un escándalo de vales de combustible en Diputados y la segunda por procesos judiciales por deuda.

Dejá tu comentario