Filizzola: El denominado EPP se responsabiliza del secuestro

El ministro del Interior, Rafael Filizzola, dijo que los secuestradores del ganadero Fidel Zavala se identificaron como miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), aunque no se pudo individualizar a ninguno de ellos. Además, confirmó que hace una semana, el viceministro de seguridad interna, Carmelo Caballero, se reunió con el hoy plagiado.

Filizzola ofreció una conferencia de prensa, tras reunirse con el presidente de la República, Fernando Lugo, donde le informó sobre las acciones de la institución en torno al nuevo caso de secuestro.

Confirmó que los secuestradores se identificaron como miembros del EPP, aunque -dijo- no se pudo individualizar a los autores. Afirmó que el gobierno no va a "escatimar esfuerzos ni materiales para llevar adelante las investigaciones", pero, primero, respetarán el pedido de la familia de Zavala de mantenerse al margen de las acciones a la espera de una nueva comunicación y solución al problema.

"Respetamos el criterio de la familia y los organismos seguridad no vamos a hacer nada que ponga en peligro la vida y seguridad de Zavala", apuntó.

Filizzola admitió también que solo una semana atrás Zavala se reunió con el viceministro Caballero, pero por otros temas de seguridad en la zona, y no porque haya alguna amenaza o sospechas de secuestro.

Señalo que en "siempre hemos dicho que el EPP son personas entrenadas, peligrosas". Aseguró que son una amenaza para la seguridad pero no para la estabilidad de las instituciones democráticas.

"Tampoco consideramos que sean un ejército, sí es una organización delictiva entrenada y están demostrando esa peligrosidad", aseguró.

Finalmente, Filizzola indicó que en la reunión con los ganaderos de la zona tras hallarse la lista de posibles blancos del grupo armado, se ofreció resguardó y este no fue aceptado por los presentes, entre ellos el señor Zavala, quien no figuraba en dicha lista.

El ganadero Fidel Zavala fue secuestrado en la noche de este jueves. El hecho ocurrió en su estancia ubicada en Hugua Ñandu, Paso Barreto, departamento de Concepción. Se maneja que el primer pedido de rescate de los captores habría sido de 5 millones de dólares.

Dejá tu comentario