País

Fallaron a favor de docentes que fueron destituidos por MEC

 

La Corte Suprema de Justicia falló a favor de profesores agremiados que habían sido destituidos por el Estado en dos causas: Por un lado, cuatro gremialistas de la Federación de Educadores del Paraguay (FEP) que habían sido judicializados por una huelga de 40 días calificada de ilegal.

Por el otro, está el caso de la secretaria general de la Organización de Trabajadores de la Educación (Otep - SN), Blanca Ávalos, por supuesto planillerismo.

La sindicalista se ausentaba de clases en ocasiones para dedicarse a las actividades del gremio que la eligió. Pero en todos los casos designó reemplazos, aseguró.

En ambas situaciones, el fallo de la Corte ordena al Tribunal de Cuentas volver a estudiar la expulsión, que había sido decretada por supuesta caducidad de los documentos presentados por los afectados en las causas.

“Los reemplazos no están reglamentados en el estatuto del educador. Entonces pasaba que yo me ausentaba a veces y ponía reemplazantes, pero me rechazaron esa figura a pesar de que se cubrían las clases”, sostuvo Ávalos.

Consideró que la decisión de la Corte Suprema es un paso a favor para recuperar los rubros docentes que perdió en la disputa legal. La destitución de la conocida dirigente se concretó en diciembre del 2015, en plena época de vacaciones de verano.

Tenía 19 años de antigüedad como docente en el MEC. Desde 2011, al acceder a un cargo en la Otep - SN, tenía una licencia sindical que le permitía dedicarse a las actividades gremiales fuera de aula, pero esta resolución fue derogada en el 2013 por la exministra de Educación, Marta Lafuente.

Larga huelga. Carlos Parodi (expresidente de la FEP), Atilano Fleitas, Marcos González y Julián Benítez, todos del mismo gremio, habían sido destituidos también en la era de Lafuente.

Esto, por una medida de fuerza en reclamo de mejoras de la condición de jubilación. La protesta fue declarada de ilegal por el Juzgado en Primera Instancia de lo Laboral, a cargo en ese entonces de la jueza Sandra Bazán. “Me faltaba un año para jubilarme, no fue justo”, indicó Carlos Parodi.

Dejá tu comentario