Turismo

Exótica formación geológica en la ciudad de Ypané cautiva a turistas

Esta escultura de la naturaleza es conocida como Badlands o “tierras malas” y genera admiración en quienes la visitan. Lo negativo del sitio es que no está exento de desechos y el camino es precario.

“Visité las tierras malas de Ypané”, esta frase –que para quienes desconocen el lugar resulta bastante llamativa– aparece en varias pequeñas señalizaciones en el Acceso Sur. Con ella invitan a los viajeros a dirigir la marcha hacia el arroyo que lleva el mismo nombre del distrito, para apreciar una extraña aparición geológica al costado del cauce.

“Se presentan en forma de pináculos salientes o conos muy alargados, alineados en orden aleatorio, de dimensiones variables; cuyos ejes máximos miden en sus mejores versiones locales como de 4 metros de longitud, con terminaciones romas (obtusas) en sus extremos superiores y morfologías abombadas en sus bases”, describe el informe científico de los especialistas en geología, Miguel Gadea, Romina Celabe y Yamila Bogarín.

Su nombre es Badlands y es conocida comúnmente como “tierras malas” o “tierras baldías”.

Las investigaciones señalan que la formación de este geositio es del Pleistoceno, era geológica que finalizó aproximadamente en el 10.000 a. C.

“Los Badlands vienen a ser una evolución más acabada de las cárcavas, que son surcos formados por arroyadas en material limo-arcilloso especialmente en los barrancos. Cuando eso se desarrolla aún más tenemos lo que se conoce como tierras malas”, señaló Gadea.

Atractivo al costado del arroyo Ypané..jpg
Imponente. Atractivo al costado del arroyo Ypané.
Imponente. Atractivo al costado del arroyo Ypané.

Esta aparición, camino al acceso que lleva al Liceo Militar de Acosta Ñu en Ypané, también se encuentra en otros puntos del mundo, como en Estados Unidos, Canadá y España.

El geólogo Moisés Gadea estimó que podrían existir otras estructuras similares en Asunción, pero están ocultas tras la urbanización. Su aparición debe darse en barrancos, carentes de vegetación y pendientes empinados. Citó que un hallazgo igual al de Ypané se encuentra sobre la calle Capitán José Domingo Lombardo, en el barrio Cerrito de Trinidad.

Para los pobladores de Ypané estos sedimentos siempre pasaron desapercibidos por ser parte de la rutina. Sin embargo, tras el hallazgo y trabajo de difusión de los geólogos, la Municipalidad se encargó de colocar las señaléticas, fijar ordenanza y promover mingas ambientales en el arroyo.

Contaminación. En la actualidad, si bien existen estos carteles y la zona es bastante visitada, el lugar se encuentra inundado de malezas y el arroyo aún sigue contaminado por los desechos arrojados al cauce.

Los vecinos indican que en esta época de verano aumentan las visitas tanto de nacionales como de extranjeros.

Teodora Figueredo, moradora del lugar, afirma que en el arroyo, además de desechos, en días de lluvia aparece un extraño líquido que liberan al cauce. “Cuando tiran el líquido al arroyo siempre hay mortandad de peces. Tampoco recomendamos a los turistas que se bañen en el lugar porque por lo general produce alergia”, lamentó.

Asimismo, el trayecto de terraplén para llegar hasta el atractivo turístico es bastante precario. Los vehículos deben de sortear los pozos y piedras a lo largo del camino que lleva hasta el puente donde se encuentra la majestuosa formación.

Los desechos inundan parte del cauce.jpg
No todo es magia. Los desechos inundan parte del cauce.
No todo es magia. Los desechos inundan parte del cauce.

Para Gadea, estas manifestaciones geomórficas como su entorno merecen ser conservados tanto para el geoturismo como para investigaciones.

Temas

Dejá tu comentario