País

Estar unidos a Dios para gozar los dones del Espíritu Santo

 

Hoy meditamos el Evangelio según San Juan 15, 1-8.

El papa Francisco a propósito del evangelio de hoy dijo: “Jesús es la vid, y a través de él, pasa a los sarmientos el amor mismo de Dios, el Espíritu Santo. Nosotros somos los sarmientos, y a través de esta parábola Jesús quiere hacernos entender la importancia de permanecer unidos a él.

Los sarmientos no son autosuficientes, sino dependen totalmente de la vid, en donde se encuentra la fuente de su vida.

Es así para nosotros cristianos. Injertados en Cristo con el Bautismo, hemos recibido gratuitamente de él el don de la vida nueva; y gracias a la Iglesia podemos permanecer en comunión vital con Cristo.

…Los frutos de esta unión profunda con Jesús son maravillosos: Toda nuestra persona es transformada por la gracia del Espíritu: Alma, inteligencia, voluntad, afectos, y también el cuerpo, porque somos unidad de espíritu y cuerpo.

Recibimos un nuevo modo de ser, la vida de Cristo se convierte también en la nuestra: Podemos pensar como él, actuar como él, ver el mundo y las cosas con los ojos de Jesús.

Entonces, con su corazón, como él lo ha hecho, podemos amar a nuestros hermanos, a partir de los más pobres y sufrientes, y así dar al mundo frutos de bondad, de caridad y de paz.

Cada uno de nosotros es un sarmiento de la única vid; y todos juntos estamos llamados a llevar los frutos de esta pertenencia común a nuestro señor Jesucristo y a la Iglesia.

Confiémonos a la intercesión de la Virgen María, para que podamos ser sarmientos vivos en la Iglesia y testimoniar de manera coherente nuestra fe, coherencia de vida y de pensamiento. De vida y de fe.

Conscientes de que todos, según nuestras vocaciones particulares, participamos de la única misión salvífica de Jesucristo”.

(Frases extractadas de https://www.pildorasdefe.net/liturgia/evangelio-juan-15-1-8-jesus-vid-fruto-sarmiento-unido).

Dejá tu comentario