Interior

Entregan el almuerzo escolar en escuelas de Bella Vista

 

La Municipalidad de Bella Vista, Departamento de Itapúa, inició la entrega de kits alimentarios a padres de alumnos en reemplazo del almuerzo escolar, que no se puede realizar debido a la suspensión de clases presenciales como medida preventiva por la pandemia del coronavirus. La primera parte de la distribución se llevó a cabo en la escuela cabecera Carlos Antonio López, en el centro de la comunidad. Pero durante la semana la entrega se estará realizando hasta completar las 16 instituciones educativas que se encuentran en todo el distrito.

La empresa adjudicataria del almuerzo escolar realizó la entrega junto con funcionarios municipales y docentes. La Comuna de Bella Vista utilizó recursos provenientes del Fonacide para pagar los alimentos. G. 623 millones fue la suma usada para la primera parte de la entrega de esta obligación comunal donde en total serán entregados 1.100 paquetes de arroz, fideo, azúcar, aceite, yerba, harina, poroto, locro y otros alimentos.

Durante la primera jornada de entrega de alimentos, los padres retiraron sus kits correspondientes, respetando estrictamente el protocolo sanitario, manteniendo la distancia, utilizando tapabocas e higienizando sus manos con alcohol en gel. El intendente de Bella Vista, Eduardo Oswald, dijo que tuvieron que superar numerosas trabas burocráticas en el proceso de llamado a licitación y adjudicación del almuerzo escolar, pero que felizmente ya están comenzando a entregar. Durante el proceso, numerosos padres ya estaban reclamando que ya sea entregado el kit, lo que se está concretando desde ayer.

“Hemos tenido varios inconvenientes en el marco de la adjudicación por los trámites burocráticos, pero pudimos sortear todas las trabas y ya comenzamos la entrega. En pocos días llegaremos a todas las 16 escuelas de zonas urbanas y rurales del distrito”, dijo el jefe comunal. La entrega del almuerzo escolar será cada veinte días, ya que cada paquete de víveres viene preparado para alimentar durante ese periodo a cada alumno, según los cálculos realizados por la empresa adjudicada y la Municipalidad.

El intendente dijo que “estamos viviendo tiempos difíciles, pero tenemos que poner de nuestra parte y no bajar la guardia, confiando en Dios para que pronto pase todo este problema de la pandemia”.

Señaló que en el distrito hay muchas necesidades en cientos de familias cuyos integrantes no pudieron trabajar durante las siete semanas de cuarentena, pero que, así como existen necesidades, también hay muchas familias y empresas solidarias que llevan a cabo ollas populares.

Dejá tu comentario