04 mar. 2024

Enfrentar las vulnerabilidades para transitar al desarrollo

La llegada de la pandemia demostró las profundas debilidades regionales. América Latina fue una de las zonas más beneficiadas por el boom de las commodities, que se extendió desde inicios del presente siglo; sin embargo, sus actuales condiciones económicas, sociales y ambientales muestran que ese buen desempeño no se distribuyó ni permitió sentar bases firmes para el desarrollo en la mayoría de los países. Paraguay no fue una excepción, ya que mostró altos niveles de crecimiento del producto, pero a pesar de ello la pandemia lo encontró desprovisto de instrumentos para enfrentar la crisis económica, sanitaria y política que generó. El Atlas de Vulnerabilidades muestra las profundas debilidades que obstaculizan la recuperación económica pos-Covid. Es urgente que las autoridades tomen conciencia de estos datos y propongan políticas.

Esta semana fue presentado el Atlas de Vulnerabilidades, que consiste en una plataforma interactiva creada por dos organizaciones de la sociedad civil –Latindadd y Jubilee USA Network– con información de los países latinoamericanos con importantes indicadores de diferentes dimensiones de la vida de las personas, como el trabajo, la salud, la educación, la protección social, el contexto macroeconómico y ambiental de cada uno de los países.

Paraguay está incorporado en el Atlas con información que muestra de manera integral y holística las principales características de su trayectoria socioeconómica en los últimos años.

Para el Banco Mundial, nuestro país se ubicó en el escenario internacional como país de ingreso medio alto, gracias al importante crecimiento del PIB en los últimos años.

Sin embargo, esta trayectoria positiva del PIB por más de una década fue insuficiente para garantizar empleos de calidad y los recursos tributarios suficientes que permitiesen contar con políticas universales de salud, educación, protección social y con instrumentos de desarrollo productivo eficaces.

La pandemia encontró al país con altos niveles de informalidad laboral, sin seguro de desempleo, sin instrumentos para apoyar a las mipymes, principales generadoras de empleo, con un sistema de salud y de protección social excluyente y de baja calidad y condiciones educativas que impidieron mantener al menos mínimamente el proceso educativo.

A las precarias condiciones materiales se agrega la corrupción e impunidad que permitieron a la élite política y económica tomar decisiones, incumplir las normas y desviar recursos públicos hacia intereses privados, dejando a la población a su suerte.

Este conjunto de vulnerabilidades impactó de manera directa en las personas a lo largo de toda la pandemia y seguirá teniendo efectos en los siguientes años de no implementarse medidas estructurales y de largo plazo.

El alto nivel de letalidad de la pandemia dejará huellas indelebles en la salud mental y en la economía de los hogares paraguayos.

De hecho uno de los indicadores disponibles a la fecha muestra que el ingreso laboral en 2020 retrocedió a del mismo nivel de 2001.

A la caída del ingreso hay que agregarle el endeudamiento que posiblemente se acentuó, tanto por la necesidad de enfrentar los gastos en salud como consecuencia de la necesidad de mantener el consumo en el hogar o el emprendimiento económico.

El Atlas de Vulnerabilidades muestra de manera nítida las profundas debilidades que obstaculizan la recuperación económica pos-Covid y la construcción de un camino sostenible hacia el desarrollo.

Es urgente que las autoridades tomen conciencia de estos datos y propongan políticas que nos permitan encauzar el rumbo para beneficio de todos.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.