País

En capital aprovechan crecida del río para realizar paseos en canoa

 

El despliegue de canoas se intensifica los fines de semana en el barrio Santa Ana, Asunción. El bullicio también. Decenas de grupos de personas se aproximan hasta el límite donde llega el caudal. El objetivo es realizar recorridos por las zonas inundadas. Los pasajeros son tanto familias damnificadas que van a ver sus viviendas anegadas o inclusive personas de otros lugares que llegan para realizar un paseo fluvial por el área vulnerable.

“Muchas afectados van a ver cómo está su casa. Algunos tratan de rescatar sus aires acondicionados o puertas que son los bienes más robados, aprovechando esta situación”, comenta Lucila Gamarra, quien junto con sus otros vecinos, en rondas de gran concentración, observan el ascenso y descenso de pasajeros.

“Solo voy a mirar hasta dónde llegó el agua en mi casa. Por suerte no se robó nada en la mía, pero en muchas que están más hacia el fondo, sí”, comenta Juliana Cáceres. La mujer realiza el recorrido en canoa, por Santa Ana, con sus tres hijos pequeños. El menor solo tiene dos meses de vida.

De paseo. En la calle Antequera y 34 Proyectada, hasta donde el agua ya avanzó, también llegan turistas.

“Vengo con mis hijos y nieta para hacer un recorrido. Para hacer pasar este domingo que justo está soleado”, expresa Miriam Rojas, que con los lentes de sol puestos espera turno para abordar uno de los botes con su familia.

El paseo en canoas es G. 5 mil por persona.

“Ya salva para el día, la cantidad de gente que hay ahora (por ayer) es solo los fines de semana”, expresa el canoero José Martínez.

Afectados. Ya suman 11.468 familias desplazadas por la crecida del río, en capital, según la Municipalidad de Asunción.

En los refugios los pedidos más frecuentes son la falta de suficientes materiales, frazadas y alimentos.

Cuenca. El río Paraguay sigue en ascenso en capital. La altura llegó ayer a 7,54 metros con un ascenso diario de 2 centímetros.

Villeta es el distrito donde se registró ayer una considerable bajante. El caudal descendió 44 centímetros y su nivel quedó en 7,35 metros. El hecho genera cierto alivio en la comunidad ya que hasta el sábado solo faltaban 22 centímetros para alcanzar 8 metros, altura considerada como desastre para dicho lugar.

En el norte de la región Oriental también hubo bajante en un promedio de 4 centímetros. Sin embargo, en las localidades del departamento de Ñeembucú el río todavía crece en un promedio de 3 centímetros.

La cantidad de gente que realiza el recorrido aumenta los fines de semana. Algunos solo vienen de paseo. José Martínez, canoero.

11.468 familias ribereñas evacuadas en capital, según el último reporte de la Municipalidad de Asunción.

Dejá tu comentario