Economía

Empresarios turcos vendrán con interés en planta de Acepar

 

La embajadora de Turquía en Paraguay, Armagan Inci Ersoy, anunció ayer la llegada, para fines de noviembre, de una segunda delegación de empresarios turcos a Asunción, que será más amplia que la primera que vino hace tres semanas. Dijo que hay interés en muchas áreas y rubros, entre ellas, la siderúrgica Acepar.

Esto último representa una esperanza para trabajadores de la siderúrgica de Villa Hayes, quienes siguen clamando por la reactivación de la planta de producción que está parada hace dos años.

La diplomática informó de este tema al canciller Antonio Rivas Palacios. “Estamos en la etapa de explorar más oportunidades en Paraguay”, dijo. Señaló que este grupo vendrá a contactar con sectores diferentes y harán un programa útil para ambos países.

Subrayó que hay mucho movimiento entre Paraguay y Turquía en el campo económico y de comercio.

También informó que cursó invitación al ministro de Agricultura para participar de una conferencia internacional de 3 días en Turquía, que comienza el 25 de noviembre, y uno de cuyos temas será “sostenibilidad en la agricultura”. Un tema importante no solo para Paraguay, sino para todo el mundo, según refirió.

Asimismo, puntualizó que con esa visita del ministro espera que se dé un avance en el proceso para la apertura del mercado turco a la carne paraguaya.

Recordó que se ha reiterado la invitación al presidente Mario Abdo Benítez para visitar su país, lo que está sujeto a la agenda del mandatario que en julio pasado se vio obligado a suspender una visita programada a Ankara, ante la posibilidad de ser enjuiciado políticamente como derivación de la crisis política desatada por la firma del acta binacional con el Brasil, sobre potencia de energía de la Itaipú.

EXPECTANTES. Si bien no brindó detalles sobre Acepar, solo el hecho de que habría interés en una posible inversión en la siderúrgica genera expectativa en más de 550 trabajadores que hace más de diez meses no cobran sus salarios y esperan que la planta vuelva a producir para recuperar sus puestos de trabajo.

La administración judicial recientemente pidió el cese temporal de actividades, teniendo en cuenta que la fábrica ya no opera y los trabajadores hace más de diez meses que no cobran salarios. El objetivo es evitar que aumente el pasivo laboral, que hoy día supera los tres millones quinientos mil dólares.

Dejá tu comentario