28 feb. 2024

Ellos van a estar mejor

Decían “vamos a estar mejor”, pero claro que no hablaban del pueblo paraguayo en general, solo de ellos. El resto seguirá malviviendo y votando por el mismo partido cada cinco años. Acción y consecuencia.

Hablando del pueblo, ese al que le dijeron que “vamos a estar mejor”, les recuerdo un reciente artículo publicado en Última Hora, en el que se relataba la historia de los pobladores de San Francisco Jhugua Chahã, en el Departamento de Concepción, quienes se juntaron para reparar el camino vecinal que estaba hecho un desastre. El lodazal al que llaman camino conecta Jhugua Chahã con Villa María Auxiliadora, a donde niños y jóvenes van a la escuela.

A la cabeza de la operación se pusieron dos ancianas; una de ellas, que se llama Dionisia Centurión, dijo que hace rato que el camino está abandonado por las autoridades, “pensamos que las elecciones iban a reparar, ni siquiera eso”. La otra, María José Centurión, de 75 años, expresó que se unió al grupo para colaborar con sus vecinos, ya que usa a diario el camino para llegar a la localidad vecina, donde vende sus productos. “Esperábamos a más vecinos, pero igual vinimos a iniciar la reparación; vamos a organizar una rifa para conseguir una máquina que nos ayude”, sostuvo.

Las vecinas denunciaron que tanto la Gobernación como el Ministerio de Obras Públicas brillan por su ausencia; y que la Municipalidad no tiene máquina vial.

Los pobladores de San Francisco Jhugua Chahã se dedican a la agricultura y no tienen cómo transportar sus productos; hay dos salidas, una por Villa María Auxiliadora y la otra por San Blas, pero ambos tramos del camino están destrozados, e incluso peor después de las lluvias.

Mientras tanto, en una realidad alternativa, el Instituto de Previsión Social (IPS) habilitó un pedazo de calle asfaltada, de apenas 60 metros y un nuevo estacionamiento en la sede Central. Para eso hicieron una ceremonia, con corte de cinta y todo, y con la presencia de funcionarios: Ricardo Oviedo, consejero representante del Ministerio de Salud; Jorge Batista, gerente de Salud; Raúl Vega, director de Gabinete de Presidencia; José María García, director médico de la Central; Gloria Cuenca, directora de Apoyo y Servicio, y José Coronel, director de Mantenimiento. Que conste, ellos mismos publicaron un video de la inauguración y lo compartieron en las redes sociales.

No estuvo presente Vicente Bataglia, presidente del IPS, quien sí anduvo superocupado los días previos a las elecciones con el ministro de Salud, Julio Borba, arreando a funcionarios y prometiendo un “ejército de votos” para el candidato colorado Santiago Peña.

“El domingo, todo este personal de salud que representan otros miles que no pueden estar presentes, van a ir a depositar sus votos por la Lista 1 para tener una gran victoria. El domingo el Partido Colorado refrenda su capacidad para gobernar este país”, había dicho Bataglia en medio de pipus y hurras.

De modo que, apreciado pueblo paraguayo, ahora que “vamos a estar mejor” es bueno que recuerdes esto cuando vayas a pedir una cita urgente para un estudio de colonoscopía y consigas el turno para dentro de cinco meses.

Acordate de eso cuando te hagan esperar por horas en el call center, para luego decirte que no hay medicamentos para tu hijo, pese a que te descuentan los aportes cada mes, al igual que a tu patrón.

O cuando te digan que no hay suero, ni analgésicos, ni insumos para las muestras de laboratorio, ni medicamentos para tratar la hipertensión. Y, en caso de que alguien en tu familia necesite de una cirugía o una quimioterapia, tenés que saber que vas a tener que comprar todos los insumos, desde suero hasta bisturí, e incluso hilos.

Después de 70 años de gobiernos colorados, las políticas públicas seguirán siendo agarrar la pala y arreglar vos mismo el camino; y tu entorno que va a vender rifas y hacer polladas cuando enfermes. Pero no te preocupes, ellos van a estar mejor.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.