21 abr. 2024

El sistema tributario es una de las reformas pendientes

La reforma tributaria es uno de los temas más importantes si tenemos en cuenta el fuerte incremento de la deuda, la vulnerabilidad a la que estamos expuestos al no contar con sistemas de salud y protección social, la crisis climática que impone altos costos en materia de mitigación y el cambio demográfico que nos lleva hacia un rápido envejecimiento. Es fundamental empezar reduciendo los niveles de evasión tributaria, pero tarde o temprano deberemos hablar de recaudar más y de manera más justa para financiar el desarrollo.

La pandemia ha dejado grandes enseñanzas. La falta de un sistema de salud nos llevó a ser uno de los países de mayor endeudamiento en salud, a diferencia de por ejemplo Uruguay que pudo enfrentar el covid con apenas un refuerzo en su sistema de protección social. La pandemia nos hizo retroceder al menos 5 años en muchos indicadores.

La excesiva dependencia de factores externos como el clima y los precios internacionales nos llevan a tener un producto interno bruto altamente volátil que conspira con las posibilidades de lograr una trayectoria estable hacia el desarrollo.

La crisis climática que se veía venir desde hace una década atrás llegó con todo en los dos últimos años.

Olas de calor, sequía y exceso de lluvias tenderán a acentuar aún más la volatilidad del PIB agregando enormes daños y pérdidas para los hogares y las empresas. El Estado paraguayo está totalmente desprovisto de recursos para hacer frente a las medidas de mitigación y adaptación que requiere el país.

El aumento insostenible del endeudamiento, cuya necesidad de garantizar el cumplimiento de las obligaciones hace que cada vez destinemos más recursos presupuestarios a este fin y aumentemos deuda para pagar deuda.

A todos estos fenómenos es necesario agregarle el rezago que enfrenta nuestro país en los indicadores de desarrollo con respecto a los países de la región. A pesar de nuestros altos niveles de crecimiento, no hemos podido dejar los últimos lugares en el continente en cualquier indicador económico y social.

El Estado tiene una deuda con la mayoría de la población.

La falta de un sistema de salud, de educación de calidad y de protección social exigen ampliar coberturas y mejorar calidad; la precariedad del empleo es un desafío pendiente y el acceso a viviendas de calidad con agua potable y saneamiento persiste como necesidad insatisfecha.

La recuperación en la pospandemia no solo tiene que buscar la vuelta a las condiciones anteriores a la misma, sino saldar esa deuda, reducir las brechas y las exclusiones, garantizando el bienestar para la mayoría.

Esto no será posible sin un sistema tributario que recaude lo suficiente para financiar las políticas que se requieran como para pagar la deuda. Si no hay cambios sustanciales en la estructura tributaria el peso de la deuda terminará cayendo desproporcionadamente sobre la población más excluida, siendo que además, las obras realizadas con los créditos les beneficiaron menos que a otros sectores.

El gobierno tiene en este momento la mayoría absoluta en el Parlamento para hacer los cambios que requiere el desarrollo en Paraguay. Ningún país del mundo ha logrado avanzar con 10% de presión tributaria y con la inversión actual en salud, educación, sin políticas industriales y con una casi nula inversión en investigación y desarrollo. Si no hacemos cambios drásticos estaremos condenados en el presente y en el futuro al subdesarrollo.

Es urgente ponerle freno al endeudamiento y lograr financiar de manera sostenible las políticas que nos permitan al menos acercarnos al promedio latinoamericano y para ello necesitamos un sistema tributario que recaude más y de manera mas justa.

La reforma tributaria es uno de los temas más importantes, si consideramos todos estos factores. Y es fundamental empezar reduciendo los niveles de evasión tributaria, pero tarde o temprano deberemos hablar de recaudar más y de manera más justa de manera a financiar el desarrollo presente que nos permita un futuro esperanzador.

Más contenido de esta sección
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.