Política

“El Partido Colorado es el mejor gestor de desigualdades del país”

La política de la ANR no es para todos, sino para pocos, y su defensa a la propiedad privada por sobre otros derechos tiene relación con su historia de venta de tierras, sostuvo Rodríguez Alcalá.

El afán de la Asociación Nacional Republicana (ANR) por defender la propiedad privada incluso por encima del gran déficit del país en distribución de tierras, tiene coherencia con sus orígenes, cuando su historia la apunta como responsable de la mayor repartición de tierras públicas que haya existido, desde el gobierno de Bernardino Caballero.

Para el sociólogo José Carlos Rodríguez Alcalá, la prioridad del gobierno colorado no es el campesino, sino el sojero y el ganadero, y no se cuenta con una política de desarrollo rural seria. “Más bien se cuenta con una política de desarrollo rural con base en la soja. En época de Stroessner era el algodón, que era del campesino; hoy la política es soja y ganado, es un desarrollo para ricos, no para los pobres”, expresó.

La idea económica de moda es la política neoliberal, como refirió Rodríguez, señalando que no es solo de la ANR sino de gran parte del mundo. El problema es que el Paraguay no hace un filtro de este sistema, con vicios, sino que lo adopta tal cual, por quedar bien con la colectividad internacional, sobre todo la norteamericana.

Actualmente, principalmente desde el cartismo, se pretende aumentar las penas a las invasiones de inmuebles, lo que es considerado por varios sectores como la criminalización de la lucha por la tierra.

El sociólogo precisó que la privatización gigantesca de la historia del Paraguay fue en el siglo XIX con la venta de las tierras públicas a manos del Partido Colorado, lo que crea al campesino sin tierra. “En Paraguay la propiedad no estaba bien garantizada pero la posesión sí, o sea, a nadie se le ocurría echar de su tierra a nadie, eso era impensable”, recordó.

Retroceso. Rodríguez considera que existe un retroceso en cuanto a la interpretación de la Constitución Nacional, ya que se pone a la propiedad por encima de otros derechos. “Ahora hay un intento de marcha atrás porque nuestra Constitución no es neoliberal. Entonces la nueva derecha quiere volver al siglo XIX que sí es de la propiedad por encima de todo. La Constitución del 70 es liberal, reconoce el derecho, pero si vos sos pobre, te jodiste. La del 92 dice que la salud, la educación, la tierra, son un derecho de la gente, y en el caso de que haya barreras que impiden el disfrute de derechos, el Estado está obligado a disolverlas, remover esos obstáculos, como la pobreza”, reforzó.

En ese sentido, indicó que los campesinos son el 40% de la población, pero tienen menos de un millón y medio de hectáreas, mientras que los que representan solo el 2% de la población, tienen alrededor de cuatro millones de hectáreas. “O sea, la Constitución Nacional no se aplica”, añadió.

Aclaró igualmente que la Carta Magna no está en contra del capitalismo.

El hecho de que el Estado esté cooptado por una minoría es un problema de América Latina, precisó Rodríguez, donde no se garantizó la salud o el seguro social. América Latina es la más desigual del planeta, y el Partido Colorado es fiel a eso. Es el mejor gestor de las desigualdades”, sentenció el sociólogo.


Pocos prósperos
El sociólogo manifestó que la política neoliberal está presente en muchos países y que la ANR es la mejor administradora de ese sistema. “Se quiere reimplantar la política liberal: Reventar el sindicato, salario mínimo, la no prosperidad de los pobres y bajar los impuestos, de tal manera que los ricos puedan hacer lo que quieran, pero eso no produce prosperidad compartida, sino excluyente y el Partido Colorado es eso, el gestor del proyecto neoliberal que no es para todos, es para pocos”, sentenció.



Una minoría es propietaria y no hace la política para ciudadanos en conjunto sino para los que tienen lobby, como los sojeros.

Más bien se cuenta con una política de desarrollo rural con base en la soja y ganado, es para ricos, no para los pobres.

Hizo una reforma agraria pero era básicamente repartir tierras, no un proyecto de fabricar un campesino próspero.

Fue el partido que hace la más inmensa privatización de la historia, vende las tierras a extranjeros.
José Carlos Rodríguez,
sociólogo.

Dejá tu comentario