25 may. 2024

El dilema de la infidelidad: Sicóloga habla del impacto emocional y el proceso de recuperación

Persiste un dilema que sigue siendo objeto de debate y reflexión: La infidelidad. Este complejo tema provoca tensiones y cuestionamientos en muchas parejas, dando lugar a una variedad de emociones y conflictos.

Infidelidad .png

Por Marian Quiroga.

La sicóloga clínica Violeta Chamorro, especialista en parejas y adultos, analiza las luces y sombras de la infidelidad, examinando sus causas, consecuencias y posibles vías de resolución.

La especialista explica que el concepto de infidelidad es sumamente complejo en la actualidad, teniendo presente que las formas de vinculación son cada vez más amplias con el acceso a internet y redes sociales, sumado al hecho de que cada pareja decide trazar cuáles son los límites permitidos en su relación. En este contexto, cerrarnos a una definición de infidelidad sería, al menos, irresponsable.

“Desde el fueguito de Instagram y los likes hasta las ‘siestas’ de motel comparten una variable que podría acercarnos a una definición, y es la ruptura de un acuerdo por una de las partes de la pareja y el consecuente quiebre de la confianza”, añade.

¿NACE O SE HACE?

Cuando se le pregunta si la infidelidad es un rasgo innato o aprendido, la opinión de la especialista desafía ambas hipótesis. Según su perspectiva, la cuestión de la infidelidad es mucho más compleja de lo que sugieren estas dos posturas.

“Ni se nace ni se hace. Nuestros comportamientos son una conjunción de contextos sociales y biosicológicos, y la infidelidad es un comportamiento”, expone la sicóloga.

Al tiempo de añadir: “Partamos de la base de que en el reino animal lo que prima es la poligamia y la poliandria, y los seres humanos somos parte de este reino. Si bien esta mirada sería sumamente reduccionista, es de utilidad tener presente, a la hora de reflexionar sobre la infidelidad, que es imposible que a lo largo de nuestra vida nos veamos atraídos por una sola persona”.

Reconociendo esta realidad, se da lugar a otro de los componentes que hacen a los seres humanos y es la conciencia.

“El ser humano es un ser capaz de tener conciencia del tiempo y de su finitud, y esta virtud nos permite tomar decisiones a lo largo de nuestra vida”, comentó.

Una persona infiel es aquella que en un momento de su vida se reconoce atraída sexual o afectivamente por otra que no es su pareja, y decide romper los acuerdos establecidos en su relación para hacer lugar a esta otra persona.

INCIDENCIA EN LA PAREJA

El impacto de la infidelidad en una pareja es un tema que va perdurando a lo largo de la historia y que va resonado en diversas culturas alrededor del mundo. La magnitud de este impacto varía significativamente según el contexto cultural, los valores que la pareja atribuye a la fidelidad y las circunstancias en las que se haya producido dicho comportamiento. Explorar cómo la infidelidad afecta a la pareja implica adentrarse en un terreno complejo, donde la interacción de estos factores desempeña un papel crucial en el resultado final de la relación.

“Desde una mirada más clínica sobre el tema, las consecuencias que genera una infidelidad son comparables con el impacto emocional de una catástrofe. Es un evento inesperado y la persona se ve a sí misma incapaz de sortear ese desafío”, explica la profesional.

Agrega que las secuelas emocionales son devastadoras, dañan la autopercepción y lastiman la autoestima.

“Todo este proceso también implica un duelo, donde se atraviesan emociones intensas de tristeza, enojo, negación, etc.; hoy en día se aborda la infidelidad como un cuadro de estrés postraumático”, prosigue.

Cabe destacar que una infidelidad no solo afecta a la víctima; la persona que cometió la infidelidad también recibe un impacto y muchas veces la tercera parte no se queda fuera de la ecuación.

Definitivamente, la capacidad de una pareja para seguir adelante después de una infidelidad varía considerablemente de una situación a otra. Algunas parejas pueden encontrar formas de reconstruir la confianza y fortalecer su relación después de enfrentar este desafío, mientras que para otras, la infidelidad puede ser un obstáculo insuperable.

“Aquí ambos miembros deben tener un rol activo en el deseo de que la relación salga adelante y reconocer que será un proceso difícil y largo en la medida del impacto emocional de una infidelidad; puede durar de seis meses a dos años, dependerá mucho de los recursos emocionales que ambos miembros tengan para sortear con mayor o menor fortaleza este proceso”, comparte la especialista.

El arte del kintsugi en japonés significa “reparar en oro”, esta metáfora es muy valiosa a la hora de pensar en reparar la herida de una infidelidad. El kintsugi consiste en reparar piezas de cerámica rotas o agrietadas con oro, es decir, no todo aquello que se rompe pierde valor, no volverá a ser lo mismo, pero al rellenar las grietas con oro le damos la oportunidad de revalorización y transformación.

“Pensar a la pareja que atraviesa una infidelidad como una cerámica agrietada y darle la oportunidad de reconstruirla y hacerla más valiosa, permite integrar la herida y transformarla”, concluye Chamorro.

Más contenido de esta sección
Josefina Plá vivió 95 años, de los cuales sus mejores años los dedicó a la literatura, al arte y a su vida familiar en Paraguay.