Economía

“El desafío del CEO no está en saberlo todo, sino en ser el primero en saber”

En pandemia ya no es posible tomar decisiones con base en creencias o suposiciones, dice el responsable de la consultora Mentu. Tecnología y conexión rápida con clientes permitirán avanzar empresarialmente.

dlugo@uhora.com.py
Los efectos de la pandemia pueden generar a mediano y largo plazo un impacto a favor o en contra de los tomadores de decisión. Creencias, suposiciones, comportamientos históricos o intuición ya no tienen cabida y en la coyuntura actual, el desafío del CEO no está en saberlo todo, sino en ser el primero en saberlo y en tener elementos adecuados para tomar decisiones. Así lo expresa a ÚH el economista Hugo Royg, principal responsable de la consultora Mentu, que desde marzo pasado brinda información y análisis a la comunidad, además de datos analíticos para clientes, para que tengan insumos que arrojen información relevante en un contexto de incertidumbre.

-¿Cuál es el interés de los actores económicos en tener información del entorno Covid-19?

-Las personas y las empresas precisan información oportuna. Es tarea del sector público brindar información macro de toda la economía y de los temas sociales relevantes. Los gremios deben hacer el esfuerzo de superar el secretismo empresarial y construir cooperativamente información veraz, oportuna y sistemática sobre la evolución de cada sector en cuanto a precios, cantidades y evolución de la competencia. Y nosotros, profesionales y consultores, debemos realizar el máximo esfuerzo de estar presentes en el día a día y desarrollar la capacidad de análisis, para transformar datos en información, para que los gestores transformen información en decisiones que agreguen valor.

-¿Qué perspectiva hay a mediano plazo en lo macroeconómico?

-Cambiarán el país y las empresas, las habilidades y competencias de las personas serán diferentes. El Covid-19 nos deja consecuencias duras para la organización y para las familias; en el sentido que debemos recuperarnos de este “parate”, y retomar el ritmo de producción, aprendizaje y crecimiento y reformular nuestra estrategia de desarrollo para el nuevo mundo que se viene. El Covid-19 deja lecciones esenciales: las personas se juegan y priorizan su vida y su seguridad; las empresas deben ser flexibles y con capacidad de cambio y aprendizaje continuo; y el sector público clientelar y deshonesto debe transformarse inmediatamente por uno que entrega resultados rápida y eficazmente a los ciudadanos.

-¿Qué sectores estarán con ventajas?

-Los sectores que más utilicen la tecnología y que tengan la capacidad de conectarse física, rápidamente y con las necesidades de sus clientes serán aquellos que podrán sortear de mejor manera este momento y tendrán la capacidad de hacer frente al futuro. Los sectores que contaban con una elevada capacidad de ahorro (personas, empresas y gobierno) han sido los que mejor pudieron sobrellevar este momento.

-En esos sectores están los tomadores de decisión. ¿Cuál es la importancia de contar con datos fidedignos?

-En esta coyuntura que vivimos el desafío del CEO no está en saberlo todo, sino en ser el primero en saberlo y en tener los elementos adecuados para tomar decisiones. Este entorno cambiante e incierto obliga a que los tomadores de decisión se enfoquen en la toma de decisiones oportuna e informada, y que desarrollen la capacidad de procesar inteligente y estratégicamente toda la información disponible, a los efectos de orientar sus acciones hacia los logros planteados como organización. Hoy ya no es posible tomar decisiones con base en las creencias, suposiciones, a los comportamientos históricos e inclusive con la intuición. Se precisa de equipos multidisciplinarios y capacidad de análisis basados en evidencia.

-¿Qué información demanda más el público últimamente, en este contexto?

-La gente quiere conocer acerca de perspectivas para el futuro. Tendencias, expectativas, ganadores y perdedores de cada industria. Nuestros informes permiten inferir algunas tendencias; sin embargo la situación cambiante que al mundo le toca vivir nos exige a los asesores de negocios ser sumamente cuidadosos hablando del futuro, solo con base en evidencia probada y con supuestos razonables.

-Como economista, ¿qué sugerencias puede brindar sobre políticas económicas que minimicen los impactos adversos del Covid-19?

-Recomendaciones claves: El futuro es de todos y para todos; las políticas públicas deben ser conversadas e implementadas por todos los sectores y la ciudadanía. El resultado del aislamiento ha sido muy positivo porque hay una autoridad pública solvente (MSPyBS) que explicó claramente el desafío; gran parte de la ciudadanía lo implementó adecuadamente. Esta es la constatación de que decidir e implementar conjuntamente es la base del éxito. Segundo, apostar por las personas: las políticas públicas deben estar orientadas a entregar resultados a la ciudadanía. Gastar más no es precisamente hacer mejor. Evaluamos la capacidad de gestión no por cuántos recursos financieros tiene ni con cuántos funcionarios cuenta, sino qué servicios recibe la gente. Tercero, apostar por la educación, formación y entrenamiento de las personas.

-¿Qué llama la atención sobre los datos que procesan?

-Destacan las empresas que potencian el futuro con creatividad y compromiso de los actores involucrados; mucha reinvención y ajuste de costos. Vemos rapidez en el sector privado, en la tecnología aplicada, servicios de delivery, cambios en el mix de productos; pero a la vez, muchas dificultades de coordinación de las políticas económicas y de reinvención del sector público.


El Covid-19 deja lecciones esenciales: las personas se juegan y priorizan su vida y su seguridad; las empresas deben ser flexibles y con capacidad de cambio y aprendizaje continuo.


Los sectores que más utilicen la tecnología y tengan capacidad de conectarse rápidamente y con las necesidades de sus clientes, serán los que mejor sorteen este momento.

Información clave
Hugo Royg es economista y lidera la consultora Mentu, con trayectoria de 21 años y que resulta de la fusión de tres empresas consultoras, especializadas en diferentes ejes empresariales: MCS Grupo Consultor, Pulso y ADN.En el equipo hay economistas, administradores de empresas y sicólogos empresariales, quienes asesoran para la toma de decisiones en situaciones de crisis, analizan el impacto económico, realizan planificación estratégica y operativa, tableros de control.
Sus informes son enviados cada mañana o tarde a 1.000 CEO, empresarios y tomadores de decisión, o bien semanalmente, con datos claves.

Dejá tu comentario