Editorial

El billetaje electrónico debe dar paso a transporte público digno

Tras el costoso fiasco del proyecto Metrobús durante el gobierno de Horacio Cartes, la implementación del billetaje electrónico en los ómnibus del transporte público puede significar un paso trascendente para la modernización de un vital servicio, que sigue teniendo numerosas deficiencias. Además de esta nueva modalidad, se debe avanzar en proveer unidades mejor equipadas y más inclusivas, en mejorar los horarios y las frecuencias, además de ampliar los itinerarios y ofrecer buses constantes en horas nocturnas. Un transporte público más cómodo y digno reducirá el uso de automóviles privados y permitirá descomprimir los atascos del tráfico en Asunción y el área metropolitana, como en otras grandes ciudades del país.

Luego de numerosas postergaciones, finalmente, se implementará desde mañana miércoles el sistema de billetaje electrónico en los ómnibus del transporte público en Asunción y el área metropolitana. En forma experimental y con un aumento paulatino del flamante servicio que en principio cubrirá a aproximadamente unos 900 buses, durante un año se podrá utilizar el sistema mixto, permitiendo la posibilidad de seguir abonando los pasajes en efectivo, como con las nuevas tarjetas prepago, hasta que finalmente ya solo se podrá usar el billete electrónico.

Este cambio en la modalidad de abonar por los pasajes puede significar también un paso trascendente para modernizar un vital servicio, que sigue teniendo numerosas deficiencias y que en muchos casos constituye un verdadero calvario para la población, pero para ello requiere que se emprendan muchas otras acciones desde el Estado, los gobiernos locales y la iniciativa privada.

El proyecto Metrobús, que había sido iniciado a un costo varias veces millonario durante el gobierno del presidente Horacio Cartes, con la promesa de ofrecer un sistema de transporte público más digno, moderno y eficiente, acabó en un verdadero fiasco, con numerosas pérdidas no solo para el Estado sino para numerosos comerciantes y frentistas, quitando además a la ciudadanía la esperanza de viajar cotidianamente en mejores condiciones que las que ha venido padeciendo en las últimas décadas.

La implementación del billetaje electrónico permitirá un mejor control sobre el sistema, ayudará a una transacción más ágil y efectiva al momento de abordar los buses, ayudará a una mayor seguridad, entre otras ventajas, pero no resultará suficiente para transformar positivamente el sistema de transporte público si no se aplican otras acciones que son igualmente urgentes y necesarias.

En ese sentido, además de incorporar esta nueva modalidad se debe avanzar también en proveer unidades de transporte que estén mucho mejor equipadas y tengan una infraestructura más inclusiva, sustituyendo los llamado ómnibus chatarras, que constituyen una amenaza constante por su pésimo funcionamiento y que resultan altamente contaminantes por el humo tóxico que despiden en la vía pública. Invertir en la adquisición de buses movidos a electricidad debe ser una prioridad, de cara a consolidar un ambiente más sano y ecológico en nuestras ciudades.

Igualmente, se deben mejorar los horarios y las frecuencias de recorrido de la mayoría de las líneas de ómnibus, además de ampliar los itinerarios para que alcancen a más barrios y sectores poblados, con la necesidad de ofrecer buses constantes en horas nocturnas, una demanda social que hasta el momento no es debidamente satisfecha, a pesar de las muchas promesas de las autoridades y los empresarios transportistas.

Se debe considerar que un sistema de transporte público que resulte más cómodo, moderno, ecológico, eficiente y digno permitirá además reducir el uso de los automóviles privados, ya que los ciudadanos optarán por dejar sus vehículos y viajar en buses, ayudando a descomprimir los atascos del tráfico en Asunción y el área metropolitana, como en otras grandes ciudades del país.

Dejá tu comentario