País

El 68% de la población bebe agua de baja calidad

Informe coordinado por la OPS muestra que en gran parte del país se consume agua con niveles insuficientes de cloro residual o con coliformes fecales. La muestra es representativa de un 55% de la población total.

Baja en cloro y, en algunos casos, alta en coliformes fecales. El agua "potable" que consume más de la mitad de la población paraguaya es de baja calidad, según un estudio coordinado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Los resultados de la Evaluación rápida de la calidad del agua de consumo en el país, presentados ayer durante un taller en Carmelitas Center, revelan que el 68% de la población -que tiene acceso a agua potable- recibe bajos niveles de cloro residual libre: menos de 0,2 partes por millón (ppm). Esto pone en riesgo su salud, según el propio informe.

Por ende, solo el 32% de los consumidores tienen niveles adecuados de concentración de cloro en el agua que reciben (entre 0.5 y 2.0 ppm).

El estudio, dirigido por la consultora peruana de OPS/OMS, Carmen Vargas García, muestra además que en el agua que consume un 35% de la población hay altos niveles de concentración de coliformes fecales (entre 2 a 100 o más ppm). No obstante, hay un 65% que tiene niveles seguros de coliformes (menos de 2 ppm).

RIESGO. "Cuidado, hay un riesgo", resume la doctora Vargas, al referirse a los resultados del estudio en lo referente al volumen de cloro que se distribuye en el agua en todo el país.

"El cloro es un desinfectante -explica- y lo que se tiene que hacer acá es desarrollar tecnologías sencillas para que las zonas más distantes de la capital puedan tener agua de calidad sanitaria".

La bióloga resaltó que "el agua es un derecho y un bien al que tienen que tener acceso todos por igual: en cuanto a calidad, en cuanto a inocuidad, en también en cuanto a los aspectos químicos".

Más allá de los datos estadísticos, el objetivo de este proyecto fue desarrollar técnicas eficientes de evaluaciones rápidas de la calidad del agua, de modo a conocer mejor los suministros y predecir las tendencias y peligros que presentan los sistemas de agua.

La que se aplicó en este estudio es una metodología puntual y Paraguay es el segundo país en Latinoamérica que utilizarla, según Vargas.

TRABAJO INTEGRADO. Un aspecto favorable de este estudio realizado es que permitió un trabajo conjunto entre todas las instituciones y sistemas que trabajan en el país en el tema de agua, destacó la consultora.

"Muchas veces, en los países hay una atomización, una división de instituciones que trabajan en la provisión de agua. Esto, sin embargo, ha servido para unir esfuerzos, es un trabajo integrado, multiinstitucional. Y estos resultados van a ser aplicados para dar inicio a un programa de control por parte de todos los entes que proporcionan agua, bajo la auditoría y vigilancia del Ministerio de Salud", explicó.

Este proyecto surgió a través del programa conjunto Fortaleciendo Capacidades para la definición y aplicación de Políticas de Agua Potable y Saneamiento en Paraguay y se enmarca dentro de las prioridades establecidas en el Marco de Cooperación para el Desarrollo de las Naciones Unidas para el Paraguay 2007-2011.

MÁS DE 1.200 MUESTRAS

Para la obtención de los datos de la Evaluación Rápida de la calidad del agua de consumo en el país, se han estudiado un total de 577 sistemas de provisión. De ellos, 26 son plantas de tratamiento, 123 sistemas de provisión con manantiales y tajamares y 2.200 pozos profundos.

El proyecto, que tomó un total de 1.212 muestras, abarcó 17 departamentos y 126 distritos del país y evaluó a 107 prestadores, de los cuales 83 son permisionarios y 24 corresponden a Essap.

La muestra es representativa de un 55% de la población total, con una cobertura de población de más de 3.436.000 habitantes.

La base de datos obtenida y la metodología servirá para que los entes responsables del sector de agua y saneamiento puedan dar continuidad a este tipo de estudios.

Dejá tu comentario