03 mar. 2024

“El 3 de febrero de 1989 cayó Stroessner, pero no la dictadura”

Organizaciones de la sociedad civil conmemoran hoy el derrocamiento del gobierno de Alfredo Stroessner con testimonios y actividades en el Museo de la Memoria en torno a los años bajo la dictadura militar.

luis casabianca y liz fernandez dictaduras

Bajo la premisa No permitamos la reivindicación del pasado stronista se inicia hoy, a las 18.30, en el Museo de la Memoria, ubicado en Chile 1066, una jornada conmemorativa por los 24 años de la caída del gobierno de Alfredo Stroessner, ocurrida en el transcurso de la noche del 2 y la madrugada del 3 de febrero de 1989.

“Realmente el 3 de febrero de 1989 cayó el dictador Stroessner, pero no cayó la dictadura, o sea, el engranaje dictatorial represivo quedó en pie a tal punto que la gente de la Policía de Investigación y los torturadores quedaron en sus puestos porque el general (Andrés) Rodríguez dijo que eran buenos funcionarios”, expresó el dirigente político Luis Casabianca, quien ayer visitó la redacción de UH acompañado de su sobrina Liz Fernández Casabianca, protagonista de la fotografía donde desafía a los carros hidrantes frente a la Catedral de Asunción, durante una represión.

Ambos activistas antistronistas subrayaron la necesidad de construir y proteger la memoria histórica, así como pelear por justicia en los casos de desaparecidos, torturados, asesinados o las tierras malhabidas como la de Marina Cué.

PROGRAMA. La apertura estará a cargo del Grupo de Teatro Espontáneo, que presentará Alegoría de la época, y a las 19.00 se dará el conversatorio Aportes de la sociedad civil en la caída de la dictadura stronista y en democracia.

A las 20.30, habrá exposición de fotos y proyección de la artista audiovisual Paz Encina, y a las 21.00, una fiesta ciudadana con peña artística.

Las organizaciones emitieron un pronunciamiento donde llaman a fortalecer el camino de lucha por una auténtica democracia participativa y con dimensión social, así como rescatar el papel de miles de ciudadanos a lo largo de más de tres décadas para el derrocamiento del dictador Alfredo Stroessner.

COMITÉ DE IGLESIAS PIDE MEMORIA

El Comité de Iglesias para Ayudas de Emergencias (Cipae) emitió ayer un comunicado donde sus integrantes llaman a no olvidar la fecha y recordar la caída de la etapa más lúgubre que vivió el país de la mano de Alfredo Stroessner.

“No debemos olvidar a aquellos patriotas que lucharon contra la dictadura, dieron sus vidas algunos, otros fueron apresados, torturados, asesinados y otros con más suerte exiliados, porque solo soñaban algo tan simple como vivir en un país libre sin corrupción, libre y democrático”, expresan, y señalan que aún hay mucho por que luchar.

a 24 años del golpe que derrocó a la dictadura stronista

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.