Política

Doce plazas son ocupadas por la ANR, según estudio

 

El arquitecto Iván Gayoso centró su tesis de grado en investigar los predios ocupados por las seccionales coloradas que ya se encuentran en algún proceso judicial.

Citó en su estudio, presentado en diciembre del año pasado, unas 12 seccionales que en realidad deben ser plazas para el esparcimiento público.

Se trata de la seccional 3 del Barrio San Jorge; la subseccional N° 8 de la seccional 3 del Barrio Salvador del Mundo; la subseccional N° 9 de la seccional 3 del Barrio Las Lomas; la seccional 8 del Barrio Vista Alegre; la seccional 11, del Barrio Silvio Pettirossi; la seccional 12 del Barrio San Vicente, administrada por los Samaniego; la seccional 15 del Barrio La Encarnación, cuya zona de influencia es la Chacarita; las seccionales 16 y 18 del Barrio Obrero; la subseccional 6; la seccional colorada 27 de Loma Pytã y la seccional 30.

La Corte Suprema de Justicia ya dictó sentencia sobre tres de ellas y, sin embargo hasta el momento la ANR no las ha devuelto a la Municipalidad de Asunción.

Se trata de la seccionales 18, 11 y 30, esta última está siendo ocupada por activistas sociales para lograr su recuperación.

Gayoso menciona en su estudio que la seccional 30 presenta una dinámica muy reducida dado que se trata de un espacio de servicio de peluquería y el espacio central se encuentra deteriorado, ya no apto para las prácticas deportivas. Se trata de un espacio vacío y desolado, donde solamente habita un sereno.

En el caso de la seccional 12, que es administrada por el clan Samaniego, cuenta con un predio de 3.476 metros cuadrados. En el año 1959, en el loteo de IPS la fracción fue dejada en concepto de plaza que luego fue transferida a la ANR. En el año 1996, la Municipalidad autorizó a la Asesoría Legal iniciar los trámites para la recuperación, que hasta el momento no se logró.

En cuanto a la seccional 18, la cual según sentencia ya debería ser devuelta al municipio, se menciona en el estudio que “pese a haber sido en sus inicios uno de los sectores mejores planificados, el barrio Obrero posee un símbolo de usurpación de lo que debió ser un gran espacio para el barrio”.

También habla del ex centro de economistas colorados, que sí fue recuperado. “A pesar de que el edificio cuenta con una excelente ubicación e implantación, el predio no se vincula con el barrio siendo así un objeto aislado en su entorno”.

“Con la dictadura stronista no solo hemos perdido bienes públicos tangibles, también hemos perdido nuestra esencia comunal y el sentido de pertenencia a nuestra ciudad”, dijo Gayoso.


12 espacios públicos están siendo ocupados por la ANR. La usurpación se gestó durante la dictadura.

Dejá tu comentario