Mundo

Disturbios en Bolivia ante inminente conclusión de cómputo electoral

Los resultados del conteo rápido en Bolivia, que tienden a confirmar la re-reelección de Evo Morales en primera vuelta, desencadenaron una huelga general, protestas y una oleada de críticas.

Manifestantes opositores chocaron con fuerzas de seguridad en La Paz por segundo día consecutivo, en medio de tensiones por la inminente finalización de una polémica contabilización de votos que daría al presidente Evo Morales una victoria en primera vuelta.

El TSE se encuentra cerca de concluir su cómputo general. Al 95,45% del recuento, Morales marcha adelante con 45,87% y su principal rival Carlos Mesa con el 37,52%, lo que permitiría al mandatario eludir una segunda vuelta y lograr un cuarto mandato consecutivo.

Varias centenas de opositores a Morales chocaron con la policía en una plaza del centro de La Paz, donde el Tribunal Supremo Electoral tiene sus oficinas. Los manifestantes lanzaron piedras palos y hasta pintura sobre los uniformados y estos respondieron con gases lacrimógenos. Los jóvenes se acercaron al lugar en horas previas y portaban mascarillas antigás y hasta cascos, ante un nutrido contingente policial, que intentó repelerlos con gases lacrimógenos, sin mucho éxito.

“¡Fraude, fraude, fraude!” gritaron los manifestantes, muchos de ellos portando la bandera boliviana rojo, amarillo y verde. Los incidentes reflotaron anoche, tras una jornada de calma. El lunes se reportaron fuertes incidentes en todo el país, como la quema de tres oficinas regionales del TSE, con denuncias opositoras de una alteración irregular del conteo de votos.

Los resultados del conteo rápido de los comicios en Bolivia desencadenaron ayer el llamado a un paro general a partir de hoy, así como una oleada de críticas del exterior y la convocatoria a una reunión extraordinaria de la Organización de los Estados Americanos (OEA). La OEA convocó a una sesión de su Consejo Permanente hoy miércoles en Washington a pedido de Brasil, Canadá, Colombia, EEUU y Venezuela (el representante de Juan Guaidó), para abordar la situación en Bolivia. Washington denunció un intento de subvertir la democracia en Bolivia y la Unión Europea llamó a respetar la voluntad del pueblo boliviano.

Los cuestionamientos radican en que 2 días después de los comicios no culmina el conteo rápido TREP, que el domingo anticipó un balotaje y tras una inexplicable paralización de 20 horas se reanudó mostrando un cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia, augurando la reelección de Morales en primera vuelta.

La oposición, sindicatos, organizaciones empresariales y cívicas preparan protestas para hoy, luego de que Bolivia viviera una violenta jornada en la que manifestantes quemaron urnas y oficinas electorales tras la reanudación del conteo con el cambio de tendencia.


Renuncia el vicepresidente del TSE
El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio Costas, dimitió ayer en medio de fuertes críticas al trabajo del organismo por la paralización de 20 horas de un conteo preliminar el domingo que dio lugar a críticas sobre la transparencia en el escrutinio de votos. La renuncia fue motivada por la desatinada decisión de la sala del Tribunal Supremo Electoral de suspender la publicación de los resultados del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares Electorales-TREP”, dijo Costas al vicepresidente boliviano Álvaro García, también presidente del Congreso. Mientras, el Gobierno solicitó ayer a la OEA enviar a la brevedad una misión técnica a La Paz para auditar una a una las actas de los votos de las elecciones del domingo, cuestionadas en el país y el exterior, dijo el canciller Diego Pary.

Dejá tu comentario