21 abr. 2024

Desterrar la puerta giratoria y el cooperativismo empresarial

Si queremos transitar por la senda del desarrollo, uno de los grandes desafíos es reducir la corrupción en todas sus formas. Uno de las formas de corrupción más extendidas en Paraguay es la que se genera a través de la influencia de grupos de interés o de los lobbies para influir en las decisiones del sector público, atentando contra la construcción democrática de las agendas públicas, la acción estatal basada en el bien común y la gobernanza centrada en la efectividad. Es urgente regular y penalizar la puerta giratoria, el conflicto de interés que surge de la misma y el poder de lobby de sectores que solo buscan su interés particular.

La “captura regulatoria” es corrupción y en Paraguay tiene múltiples manifestaciones. La más visible posiblemente sea la “puerta giratoria”, pero hay otras más difíciles de observar como la existencia de cerca de 40 consejos público-privados en los que participan representantes de gremios particulares y cuya influencia se institucionaliza a través de leyes y decretos. Sin embargo, ello no elimina el problema del conflicto de interés ni mucho menos sus efectos perversos.

Un ejemplo del problema que genera la existencia de consejos con la participación de representantes de sectores involucrados es el Consejo Nacional de Educación Superior (Cones), integrado por rectores de las universidades que a su vez tienen la competencia de habilitar o no a otras que eventualmente pueden ser vistas como competidoras. Es decir, son “juez y parte” a la vez.

Otro caso excepcional es el Consejo Asesor de Tarifa del Transporte Público en el que se encuentra representado el gremio de los transportistas, no así de los usuarios. Este consejo, como el anterior, es contrario a cualquier principio relacionado con la buena y eficiente gestión pública.

El fenómeno de “puerta giratoria” o también llamada “circulación público-privada”, entendida como el mecanismo a través del cual autoridades, gerentes o trabajadores provenientes del sector privado entran al sector público o viceversa genera riesgos, pues pueden beneficiar a un sector o en el peor de los casos a su propia empresa y cuando salen llevan información privilegiada que atenta contra los principios de la libre competencia.

En algunos países la existencia de este fenómeno se concibe como una coima anticipada, ya que a cambio de decisiones a favor de ciertos sectores o empresas se promete a funcionarios públicos su vinculación a las empresas una vez finalizado su periodo de gestión pública.

La regulación de la “puerta giratoria” implica el establecimiento de plazos entre la salida del sector público y la entrada a las empresas o sectores relacionados, la existencia de oficinas de conflicto de interés que revisen las hojas de vida y el diseño de los sistemas de incentivos, incluyendo la penalización del delito. En Paraguay no se logra aprobar en el Congreso esta regulación, lo cual demuestra el poder de los intereses particulares.

Pero los desafíos en torno al tema no se encuentran solo en la eliminación de los consejos público-privados que incluyan conflictos de interés y a la regulación de la puerta giratoria, sino también la aprobación de una ley que regule el “lobby”.

Las decisiones públicas con influencia de sectores particulares no solo afectan a la legitimidad de la gestión pública, sino también a la eficiencia económica, tanto pública como privada. Solo basta el ejemplo de los sobrecostos pagados por el Estado cuando existen de por medio la influencia de los proveedores privados o, en el caso del transporte público, los costos del subsidio y de la tarifa para el usuario. Sin considerar la pérdida de eficiencia económica derivada del ausentismo o las llegadas tardías de trabajadores o los obstáculos que enfrentan las mujeres y las personas con alguna discapacidad para desarrollar sus capacidades laborales.

Una de las mayores reformas que debe impulsarse es la regulación y penalización de todos estos mecanismos que terminan socavando las posibilidades de mejorar la productividad económica y de avanzar hacia procesos más democráticos en la construcción del Estado.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.