Política

Denuncian que directora de Registro Electoral busca coloradizar entidad

María Teresa Peralta, colorada cartista, es acusada de amedrentar a funcionarios opositores de las oficinas distritales, a fin de debilitar el mutuo control que se debe ejercer para elaborar el padrón.

María Teresa Peralta, de la Dirección del Registro Electoral (DGR) de la Justicia Electoral, a quien por su relevante cargo en el ente la denominan la cuarta ministra, fue acusada de iniciar una caza de brujas en las distintas oficinas del Registro a su cargo, donde supuestamente da órdenes verbales para que los funcionarios solo sean de extracción colorada.

De acuerdo a las denuncias, los jefes y encargados de las distintas reparticiones acatan la línea que viene desde arriba, y agregan que los sumarios van dirigidos, curiosamente, a funcionarios de la oposición, que por ley están para garantizar el mutuo control en el ente electoral.

De acuerdo a los datos, en agosto pasado se instruyeron sumarios a Carmen Ozuna y a Miriam Raquel Espínola, funcionarias del Registro Electoral, local 2, de Capiatá, a pedido de María Inés Cáceres, jefa de dicha repartición.

Según refieren, el sumario que se aplicó a las funcionarias fue por rehusarse a trabajar los sábados y domingos, en particular, en fecha 7 y 14 de julio de este año, para la tarea de inscripción electoral.

Ambas alegaron en su defensa precisamente que no son días laborales, ya que su contrato rige de lunes a viernes y, salvo disposición de la máxima autoridad que es el TSJE, presidido por el colorado Jaime Bestard, no tenían obligación de trabajar fines de semana.

No obstante, la jefa del Registro Electoral de Capiatá separó a ambas del cargo, pero no por las razones expuestas.

Según las denuncias que se generaron en varios distritos, el sumario y remoción de las funcionarias responden, como en otros casos, al hecho de que son de la oposición, en este caso liberales, lo cual coincide con la supuesta orden de Peralta de que no quede un solo funcionario no colorado.

INDAGATORIA. Según documentos a los que accedimos, finalmente quedó demostrado que las funcionarias Ozuna y Espínola no fueron sumariadas porque faltaron al trabajo sábados y domingos, puesto que la misma jefa del Registro de Capiatá finalmente reconoció en un acta de audiencia informativa que los funcionarios no tienen obligación de trabajar fines de semana, salvo voluntad de los mismos.

Esta situación, según las denuncias, refuerza la idea de que desde la cúpula del Registro Electoral bajaron la línea de que en las oficinas distritales, donde se realizan masivas inscripciones y traslados para el padrón electoral, no quede nadie que “no sea de confianza de la directora”.

El caso, que ya llegó ante mesa de entrada de la presidencia del TSJE, espera solución. En particular, Ozuna señaló en su nota que precisa su reincorporación hasta fin de año dado que tiene una hija en edad escolar a quien mantener.

El propósito de coloradizar las oficinas del Registro Electoral, que cuenta con 269 sedes a nivel país, coincide con el cierre del plazo para las inscripciones y traslados de votantes que finalizará en diciembre. Las tachas y reclamos inician en enero de 2020.


Peralta fue propuesta por el cartismo
María Teresa Peralta, actual titular de la dirección que se encarga de confeccionar el padrón nacional antes de las elecciones de 2020, responde al cartismo, y su incorporación al Registro Electoral en principio ha sido resistido por el abdismo. Cuando se la nombró, los oficialistas colorados advirtieron de la proximidad de Peralta con la conducción de la Junta de Gobierno, que responde al cartismo.
La mujer tiene larga militancia en el Partido Colorado. Fue apoderada por muchos años de la ANR para las elecciones.
Antes de ir al Registro Electoral estuvo como directora del Parque Tecnológico Itaipú.

Dejá tu comentario