25 feb. 2024

De Vargas admite apresuramiento para informar

El ministro del Interior, Francisco De Vargas, admitió, ayer, que hubo apresuramiento por parte de los encargados de seguridad en informar sobre lo sucedido en Cuero Fresco.

Convocado.  El ministro del Interior (centro) acudió, ayer, a la reunión reservada en Senado, junto con otros ministros.

Convocado. El ministro del Interior (centro) acudió, ayer, a la reunión reservada en Senado, junto con otros ministros.

Se trata de un suceso en el que fallecieron a causa de una explosión los militares Enrique Piñánez y José González.

De Vargas fue convocado por los senadores a una reunión reservada junto con los ministros de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia, y de la Senad, Luis Rojas.

El jefe de la cartera de Interior manifestó su confianza en la versión del testigo Juan Jara, quien habla sobre un motociclista que tiró una mochila que contenía una bomba.

El ministro argumentó que hubo un vacío de información importante y que la prensa y la sociedad reclaman.

“Probablemente producto de apresuramientos se dicen muchas cosas que luego son susceptibles de prueba en una investigación”, indicó.

Fue la senadora Desirée Masi quien promovió incluso la interpelación de De Vargas y Rojas, cuestionando que hayan surgido cuatro versiones diferentes sobre lo ocurrido.

En cuanto a la cantidad de personas que estaban en el vehículo en el momento del hecho, De Vargas indicó que eran cuatro, y que no se podía revelar el nombre de una de ellas no solo para no arriesgar su vida, sino el curso de la investigación. “Cuando ocurre un hecho como el que ocurrió, los colegas de ustedes le llaman al vocero designado, al ministro del Interior, al comandante de la Policía”, criticó, alegando que las versiones que se dan luego se interpretan como contradicciones.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.