Política

Cuestionan que se utilice concejalía como trampolín para otros cargos

Unos siete concejales dejaron sus curules de la Junta Municipal de Asunción para optar por otros cargos, conociéndose así como la era de los suplentes a este periodo que finaliza en el 2020.

Se utiliza la Junta Municipal para adquirir notoriedad para luego optar por otros cargos electivos como diputado o senador o administrativos del Gobierno Central, y se deja de lado a la ciudadanía que se quedó con las promesas incumplidas, expresó el presidente de seccional colorada Miguel Sosa, del movimiento Colorado Añetete.

En este periodo municipal de Asunción, que inició en el 2015 y culminará el próximo año, se dio la cifra más alta de concejales que renunciaron a sus curules para optar por otros cargos.

Es así que 7 de los 24 ediles electos renunciaron o pidieron permiso para dedicarse a otras funciones.

Los concejales Daniel Centurión y Julio Ullón pidieron permiso para ejercer cargos en la Presidencia de la República desde el 15 de agosto del año pasado. Centurión es asesor político del presidente Mario Abdo Benítez y Ullón es jefe de Gabinete de la Presidencia. Ambos son criticados por su gestión en el gobierno de Abdo. Tanto Centurión como Ullón están viendo la posibilidad de ser candidatos a intendente de Asunción por Añetete.

Carlos Arregui, quien fue electo por el PDP como concejal, también pidió permiso para primeramente estar al frente de una auditoría de Petropar y luego cuando se desató la crisis por el acta de Itaipú, fue designado como titular de Seprelad. María Epifanía González tuvo que renunciar a ese cargo dado que su hijo José Rodríguez estuvo involucrado en la negociación del acuerdo cuestionado.

Miguel Sosa se refirió a Centurión y Ullón como “verdugos de la política”. Indicó que los mismos no debían presentarse en las elecciones si finalmente su objetivo era estar en el Gobierno. “Ojalá el electorado pueda castigar ese tipo de conductas”, señaló.

“Se los elige para un cargo, pero había sido a ellos no les interesaba”, cuestionó.

Agregó que se debe elegir a gente que esté interesada en legislar a favor de la capital con proyectos y mejorar el municipio, como las calles destrozadas y solucionar el problema de la basura.

Dijo que los concejales actuales “no están comprometidos y solamente están para cobrar sus salarios, especialmente los de mi partido”.

Hugo Ramírez fue electo como el concejal con más votos en el 2015 primeramente en las internas, y luego en las generales lideró la lista de la ANR. Fue presidente de la Junta Municipal y formó una estructura que tenía a planilleros. No contento con ello, optó por ir a la Cámara de Diputados, donde hasta ahora, al menos, pasa desapercibido.

Martín Arévalo supo ubicarse en un lugar preferencial. En el 2015 fue electo por quinta vez como concejal y en el 2017 fue jefe de campaña en capital del movimiento Colorado Añetete hasta las elecciones de abril del 2018. Se ubicó como primer suplente en la lista de candidatos a senadores de Añetete y con la renuncia de Óscar González Daher, es actualmente senador activo. No brilló como concejal, tampoco lo hace como senador, pero ya está pensando en ser candidato a intendente de la capital.

Sebastián Villarejo fue electo por Patria Querida como concejal y luego optó por ir a la Cámara de Diputados.

En tanto, Tony Apuril dio la sorpresa al ser electo como edil con una campaña poco costosa, con el partido de la Juventud. Luego renunció a la concejalía para ser electo como senador por el partido que fundó junto a otros referentes, denominado Hagamos.

Dejá tu comentario