Mundo

Cristina Fernández, sobreseída en un caso de fraude

 

Un tribunal de casación archivó el martes las acusaciones de fraude contra la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, al considerar que no existió delito en la venta de futuros de dólar por parte del Banco Central durante su mandato (2007-2015).

Se trata de la primera causa en la que fue procesada la viuda del también ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), hace cinco años, pocos meses después de dejar el poder. Después llegaron las otras imputaciones por presunta corrupción que aún enfrenta.

Además de a ella, la Cámara Federal de Casación Penal sobreseyó al resto de los 15 imputados, entre ellos el ex ministro de Economía Áxel Kicillof -hoy gobernador de la provincia de Buenos Aires- y el actual presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce -que era vicepresidente de la entidad en el tiempo investigado-, tras aceptar los recursos presentados por las defensas.

El tribunal consideró que no es posible atribuir responsabilidad penal respecto de ningún hecho ocasionado por un “accionar legítimo y conforme a derecho”, y señaló que “no se comprende, resultando injustificada y no ajustada a derecho” que se imputara a Fernández y Kicillof, ya que, “por las facultades inherentes a sus cargos, resultan del todo ajenos a las tareas que despliega el BCRA”, como las investigadas.

Casualidad o no, el martes hizo justo cinco años, el 13 de abril de 2016, cuando Fernández acudía por primera vez a los tribunales citada a declarar como imputada en la causa “dólar futuro”, una ocasión que aprovechó para reaparecer ante sus seguidores por primera vez desde que cuatro meses antes dejó la Presidencia.

“Estoy segura de que si pudieran prohibir la letra K (de Kirchner) del abecedario lo harían”, afirmó sobre un escenario colocado junto a los juzgados y bajo una incesante lluvia, momento en que se definió como una “ex presidenta perseguida”, afirmación que mantiene hasta hoy, acusando a su sucesor en la Presidencia Mauricio Macri (2015-2019) de haber influido en los jueces para ir contra ella. Esa comparecencia y la decisión del martes se dan en medio de la polémica por la intención del presidente Alberto Fernández de reformar el Poder Judicial al considerar que está politizado, algo que la oposición cree que solo busca favorecer la impunidad de su vicepresidenta. EFE

Dejá tu comentario