Mundo

Crisis por suba de combustibles ya deja 350 detenidos en Ecuador

La eliminación del subsidio a los carburantes generó protestas violentas en varios puntos del país. La medida fue implementada a pedido del FMI. Se mantiene en estado de excepción.

La ministra ecuatoriana de Gobierno, María Paula Romo, confirmó ayer que 350 personas fueron detenidas durante los disturbios registrados en las manifestaciones en contra de la elevación del precio de los combustibles, en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Romo señaló que el mayor número de detenciones (159) se registraron en la ciudad costera de Guayaquil. En la capital ecuatoriana, Quito, se detuvo a 118 personas relacionadas algunas, al igual que en Guayaquil, con las manifestaciones pero la mayoría con incidentes violentos graves registrados en el Sur de la ciudad. “Los participantes en estas actividades violentas y de vandalismo quemaron una UPC (Unidad de Policía Comunitaria), tenemos un docena de patrulleros destruidos”, detalló la funcionaria.

Añadió que en las provincias del Norte (Esmeraldas, Sucumbíos, Carchi e Imbabura) se detuvo a 24 personas, y el resto en otras provincias.

De acuerdo a Romo, unas 3.000 personas participaron en actos vandálicos y en saqueos durante la tarde del jueves, día en que el jefe de Estado, Lenín Moreno, decretó el estado de excepción en todo el país.

De su lado, el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, comentó que con el estado de excepción se está logrando el propósito fundamental, el cual es restablecer el orden y la paz social. Según el funcionario, son mínimas las alteraciones a la paz social esta mañana y hay un patrullaje permanente en las vías de acceso a ciudades, esencialmente Quito y Guayaquil.

NO HAY MARCHA ATRÁS. El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, insistió ayer que mantendrá la eliminación al subsidio de los combustibles, medida que tomó en el marco de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y que desató el jueves la protesta de los transportistas.

“Bajo ninguna circunstancia vamos a cambiar la medida, que se oiga bien, no voy a cambiar la medida. Que quede claro, se eliminó el subsidio, se acabó la zanganería, y de aquí en adelante vamos construyendo el nuevo Ecuador que todos anhelamos, que todos soñamos”, dijo tajante el jefe de Estado.

En declaraciones a la prensa desde la ciudad de Guayaquil, hasta donde se trasladó ayer tras decretar el estado de excepción en el país, Moreno reiteró, no obstante, su disposición al diálogo.

“¿Conversar?, claro que sí. Habrá mecanismos de paliar un poco el efecto que pueda haber en algunos sectores, y estamos dispuestos a hacerlo”, comentó aunque aclaró que no dará marcha atrás en su decisión de eliminar el subsidio, que representa ingentes recursos al país.

De acuerdo al gobernante, el subsidio a los combustibles es nocivo para la economía pues aproximadamente 60.000 millones de dólares ha perdido el pueblo ecuatoriano por ese rubro a lo largo de cuatro décadas.


Ni buses ni taxis en otro día de huelga de transporte
Transportistas mantenían ayer, por segundo día consecutivo, una huelga en protesta por el alza de los precios de combustibles, que derivó en choques violentos con la policía y llevó al Gobierno a declarar el estado de excepción. La capital permanecía sin el servicio de buses y taxis. Pobladores caminaban desde temprano hasta las estaciones del sistema municipal de transportación, que resultaba escaso para movilizar a la gente entre el Norte y Sur de la ciudad. “A medida que las horas del día pasen, vamos a tener una situación mucho más controlada y mucho más segura para que las actividades normales se vuelvan a desempeñar”, manifestó el ministro de Transporte, Gabriel Martínez. AFP

Cruz Roja rechaza la violencia
La Cruz Roja Ecuatoriana rechazó las agresiones sufridas durante las protestas que se desataron en contra de la elevación del precio de los combustibles.

Dejá tu comentario