País

Crecen críticas a Petta: “A fuerza de castigo no se logran metas educativas”

A un día de la interpelación al ministro de Educación, la investigadora Diana García asevera que faltan políticas públicas inclusivas en el MEC. En el Senado censuran improvisación en cuarentena.

La falta de apertura al diálogo con estudiantes y las respuestas autoritarias con las que pide entrega de tareas a cambio de alimentos son dos de los fuertes cuestionamientos de la comunidad educativa hacia el titular del MEC, Eduardo Petta, quien debe ser interpelado mañana en la Cámara Alta y tiene que responder a 50 preguntas en torno a la educación en tiempos de Covid-19.

La socióloga y docente Diana García sostiene que cuando la única posibilidad de llegar a una apertura con la comunidad sea la instancia de la interpelación, demuestra una manera de afrontar una crisis que no es nueva.

Critica las palabras del ministro en el Palacio de Gobierno, donde afirmó que el MEC no es la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), justificando el condicionamiento de entrega de alimentos a cambio de las tareas escolares en cuarentena. “Sí, no somos SEN”, apuntó Petta. “Quiero plantear que esta respuesta autoritaria, indolente, indiferente es parte de una cultura institucional que piensa que a fuerza de orden y castigo van a lograr metas educativas. Y lo que trae como credenciales son haber sido policía y fiscal”, sostiene la investigadora.

“Ojalá seamos Emergencia Nacional en educación, pero se tiene una actitud como de querer tapar esta emergencia actual”, lamenta García.

Agrega que además se intenta llenar los vacíos del sistema con rutinas como tareas, programas, materiales y currículum, como si existiera un avance pedagógico, pero se carece de un proyecto educativo. Este programa puede, por ejemplo, buscar cómo captar a alumnos desmatriculados de colegios privados hacia la escuela pública.

En senado. Los parlamentarios esperan que el ministro pueda despejar las dudas tanto de estudiantes, padres y docentes en relación con la situación de crisis por la pandemia, de la que no escapa el área educativa.

El ex legislador debe rendir cuentas sobre el conflicto generado en torno a las estrategias en relación con las clases virtuales, que generan bastantes cuestionamientos y ponen en duda su capacidad de gestión. Los senadores argumentan la interpelación como una manera de conseguir una respuesta al reclamo sobre todo estudiantil ante la falta de señales claras en materia educativa, ante la suspensión total de las clases presenciales en escuelas.

Refieren que las clases presenciales se suspendieron hace más de 40 días en todo el territorio y hasta la fecha hay intentos improvisados por parte del Ministerio de Educación para las clases virtuales, y que está demostrado que no hay condiciones reales.

Mencionan que actualmente son más de 100 los colegios que están en paro virtual, como una medida de protesta, y que al pedido de organizar una mesa de emergencia solamente reciben como respuesta amedrentamientos por parte de actores educativos.

Se ponen como ejemplo, desde suspensiones, resta de puntos y hasta pérdida de matrícula a los que se sumen a los reclamos. Como dato estadístico, se señala que más del 80% de los estudiantes no poseen conexión constante a internet en sus casas y los ejercitarios presentan errores gramaticales. Respecto a los kits de alimentación escolar, se alega que hubo una falta de organización por la ínfima cantidad de beneficiados.

Embed


La respuesta autoritaria, indolente (de Petta) es parte de una cultura institucional muy instalada. Diana García, socióloga y docente.

Dejá tu comentario