Mundo

Control militar se instala en la frontera sur de México

 

Instalado en un camión, un militar mexicano observa un desfile de imágenes en la pantalla de su ordenador. Sus ojos buscan formas humanas escondidas en vehículos; las de migrantes clandestinos.

En una carretera, cerca de la frontera entre México y Guatemala, las autoridades desplegaron un scanner para detectar migrantes que tratan de escabullirse para seguir rumbo al norte con el sueño de pasar a Estados Unidos.

Algunas decenas de metros más allá se divisa otra barrera. Guardias fronterizos revisan minibuses y taxis, y verifican la identidad de los pasajeros bajo la mirada de policías federales.

En los últimos días, los retenes policiales y militares fueron reforzados en esta región de Chiapas principal puerta de entrada de los migrantes centroamericanos.

Esa movilización es parte del acuerdo sobre inmigración, alcanzado el viernes por Estados Unidos y México y que evitó la imposición de aranceles de 5% a todos los productos exportados al poderoso vecino de norte . “Estamos aquí las 24 horas”, dice uno de los agentes.

De pronto, las autoridades detectan una familia de emigrantes. Padre, madre y tres hijos, incluido un bebé. Los cinco acaban en una camioneta de vidrios enrejados para su probable expulsión. AFP

Dejá tu comentario