27 feb. 2024

Conajzar adjudica a Apostala por otros cinco años más

La Comisión Nacional de Juegos de Azar (Conajzar) anunció ayer mediante la Resolución 48/2022 que, tras el análisis de las documentaciones presentadas por los oferentes para la concesión de la explotación del juego de azar de apuestas deportivas, Daruma SAM SA tendrá la licencia por cinco años más.

La adjudicación se realizó tras un nuevo llamado a licitación y fueron tres las firmas que llegaron hasta la etapa final. La decisión fue con base en el cumplimiento de criterios de experiencia, solvencia económica e infraestructura, según consideró la entidad pública. La firma Daruma (con el nombre de fantasía Apostala) se había quedado con la adjudicación del periodo vigente; y volverá a explotar el juego de forma exclusiva por otros cinco años, en todo el territorio nacional.

Las empresas que fueron descalificadas en el proceso son Consorcio B-Gaming SA Sucursal Paraguay y Gaming SA, “por la falta de presentación de documentos sustanciales en la forma requerida en el PBC, conforme a lo desarrollado en la evaluación por esta comisión y en el exordio de la presente resolución”, tal como expresa la entidad en la resolución citada.

También fue descalificada la unipersonal Luis Carlos Alder Benítez, por el mismo motivo.

CANON. Cabe destacar que Apostala presentó el porcentaje de canon más bajo (22%); en tanto que Alder había presentado 23% y el consorcio 27% de canon.

Una consideración que hace Conajzar es que Apostala no podrá abonar en ningún caso, en concepto de canon, un monto inferior a G. 1.000 millones mensuales, y será reajustado cada 12 meses, a partir del décimo tercer mes y hasta la finalización de la concesión para la explotación del juego.

Recordemos que la apertura de sobres se había realizado en las oficinas de la Conajzar el 31 de octubre pasado.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.