Arte y Espectáculos

Con broche de oro cierran segunda fecha del WorkFest

El sábado se llevó a cabo la segunda noche del Workfest, la fiesta del trabajador, en Espacio Idesa con artistas nacionales e internacionales. 

Clarisa Enciso Por Clarisa Enciso

De la mano de Velvet Experience y G5pro se llevó a cabo la segunda noche del WorkFest donde el venezolano Danny Ocean y el puertorriqueño Rauw Alejandro fueron las estrellas principales.

El concierto se desarrolló en Espacio Idesa, ubicado sobre la avenida Madame Lynch y Aviadores del Chaco. Los portones se abrieron al público a las 19:00 y en todo momento se pusieron en práctica las medidas de seguridad ya mencionadas en las redes de la organización, en tanto el público se comportó de una manera ordenada y correcta.

Show y diversión

A las 20:00 subió a escena el puertorriqueño Omar Courtz, quien puso a calentar los motores y la garganta de los presentes con un repertorio variado y bien movido.

A las 22:30 subió Danny Ocean, quien con una campera colorida puso ritmo a la noche y los fanáticos corearon por más de una hora los clásicos como: Veneno, Báilame, Me rehúso, Fuera del mercado, entre otras canciones.

"¡Hola Paraguay! Estoy feliz de estar aquí", dijo y la gente retribuyó con más gritos. El cantante se mostró muy agradecido con el público paraguayo.

Ya en horas de la mañana, antes del show, Ocean posteó en su cuenta de Twitter la palabra en guaraní "Aguara", que significa feliz, publicación que puso a más de un fan emocionado.

Show explosivo

El encargado de dar bienvenida al domingo fue Rauw Alejandro, quien antes de entrar a la pista pidió a los presentes poner los celulares arriba.

Con un fuerte “Buenas noches, Paraguay” el escenario se iluminó con un imponente juego de luces y el cantante subió a escena con un grupo de bailarines que acompañaron la presentación del artista que hizo tres cambios de vestuario y se desplegó por todo el escenario bailando, cantando y no desaprovechó cada corte para hablar con sus fans.

Una de las canciones que no pasó desapercibida y fue una de las más vitoreada fue la que el artista lanzó junto a Bad Bunny, “Todavía no me la sé de memoria, pero la vamos a aprender y cantar todos juntos”, dijo para luego encender la pista con más fuegos artificiales y varias coreografías.

En su repertorio se pudo disfrutar de Dile a él, Mírame, Caprichoso, Fantasías, Museo, Desesperados, esta última fue una de las más esperadas de la noche.

En un momento de la presentación, algunos fans empezaron a tirar al escenario varios regalos, entre ellos la bandera tricolor y el compositor puertorriqueño no dudó en levantarla y mostrarla al público y decir “Gracias mi gente de Paraguay”.

El cierre lo puso el paraguayo Joshua Dietrich, con piano a bordo presentó varios de sus clásicos y disfrutó de cada minuto con los fans. El broche de oro fueron los fuegos artificiales que iluminaron el cielo asunceno, dando cierre a uno de los conciertos más esperados y queridos por el público.

Dejá tu comentario