Arte y Espectáculos

Comunidad cultural despide con dolor a Rolando Rasmussen

Tras una reñida batalla contra el Covid, Rolando Rasmussen falleció el domingo último. Artistas y gestores de la cultura lamentan la pérdida de un talentoso e incansable trabajador del arte. 

La comunidad artística y cultural lamenta el fallecimiento del destacado y multifacético Rolando Rasmussen (79), quien partió este domingo pasado, tras una reñida batalla contra el Covid 19. Con mensajes en redes sociales, los referentes del sector expresaron su pesar por su partida física.

El mismo fue velado ayer, por unas horas, en la Casa Bicentenario del Teatro Edda de los Ríos, donde se desempeñaba como director. Posteriormente sus restos fueron trasladados para la cremación. En el citado espacio, el ex bailarín y diseñador celebró el año pasado sus cuatro décadas de trayectoria en el arte textil con una atractiva exposición.

“Se nos va un grande de la cultura paraguaya, el Maestro del Arte, Rolando Rasmussen. Estuvo en cada actividad donde podía aportar, enseñándonos esa forma apasionada de su entrega. Estamos desolados por esta penosa pérdida, y damos nuestro cariño enorme a su familia que sufre su partida, y pedimos a todos que nos ayuden a sobrellevar esta difícil situación”, dijo Margarita Morselli, directora del Centro Cultural de la República El Cabildo.

Rasmussen retornó al país 12 años atrás. Trabajó en la Secretaría Nacional de Cultura como director del Ballet Nacional. Seguidamente, al desaparecer dicha dirección, fue comisionado al Cabildo, en donde primero fue asesor de la Casa Bicentenario del Teatro Edda de los Ríos y luego nombrado director de la misma.

Talentoso. “Rolando era un artista disciplinado y tenaz. Nació en Paraguay en 1942, de origen danés-germano, pero de muy chico fue a vivir a Alemania. Allí se hizo bailarín, artista plástico (pintaba en seda), vestuarista y escenógrafo, y amaba todo lo relacionado con la danza y el teatro”, recuerda su amigo Rubén Sapena Brugada, asesor en Casa Bicentenario del Teatro Edda de los Ríos.

Rasmussen desplegaba su talento como artista plástico, pintando en grandes telas de seda, con vistosos colores y formas. “Como vestuarista, comenzaba por el diseño y luego él mismo ejecutaba la pieza, cortando, cosiendo, armando las vestimentas para teatro o ballet”, recuerda Sapena.

Igualmente, destaca su gran sensibilidad social, pues siempre ayudaba a las personas de escasos recursos. “Fue un ser humano excepcional”, dice.

Para el teatrista Nelson de Santaní, el arte paraguayo se queda con un gran vacío, pues Rolando “era un ser excepcional, irreemplazable como artista, como ser humano; era un gran creativo”, afirma.

Comenta que dedicó su vida a cultivarse, a trabajar las telas, su pasión, así como en la escenografía, coreografía, el baile. “Su vida fue muy prolífica”, indica Santaní.



Rica trayectoria
Nombre: Rolando Rasmussen (11/01/42)
Origen: Asunción
Estudios: Inició diseño de las artes escénicas y danza en Hamburgo, Alemania, y lo perfeccionó en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón (Argentina).
Trabajos: Fue bailarín y acompañó en escenarios a Rudolf Nuréyev. Desde 1980 se dedicó al diseño textil y realización de vestuario de bailarines y actores de teatro. Trabajó en el Deustcher Oper de Berlín. Fue jurado en eventos artísticos nacionales e internacionales. Realizó exposiciones de sus obras en países como Alemania, Argentina, Brasil, etc.

Dejá tu comentario