Mundo

Comenzó primer juicio por corrupción contra Cristina Fernández en Argentina

Está previsto que el juicio se alargue durante un año y declaren aproximadamente 160 testigos, con audiencias todos los lunes. La ex presidenta está acusada de liderar una organización criminal.

El primer juicio por presuntos hechos de corrupción durante el mandato de la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) comenzó este martes en Buenos Aires con la presencia de la ex jefa de Estado y el resto de los 13 imputados en la causa.

A las 12.10 hora local (15.10 GMT), los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu, Andrés Basso y Adriana Palliotti, del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 de Buenos Aires, dieron inicio a la vista, que tiene al Ministerio Público Fiscal, la Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera como partes acusadoras.

Fernández se ubicó junto a su abogado Carlos Beraldi, en las filas traseras de la sala. En el banquillo se sientan también, entre otros, el empresario Lázaro Báez, el ex ministro de Planificación Julio De Vido y el ex secretario de Obras Públicas José López.

En la sala, como espectadores y en apoyo a Fernández, se pudo ver a la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; a las madres de Plaza de Mayo Taty Almeida y Hebe de Bonafini y al sindicalista Hugo Yasky.

La primera audiencia, en la que se leyeron las acusaciones tanto por parte de la Fiscalía como de las querellas, estuvo rodeada de un fuerte cerco de seguridad policial en el exterior de los tribunales, fuera del cual se agolparon seguidores de la ex mandataria, actual senadora y candidata a vicepresidenta para las elecciones de octubre próximo.

Está previsto que el juicio se alargue durante un año y declaren aproximadamente 160 testigos, con audiencias todos los días lunes.

La ex mandataria está acusada de encabezar durante su mandato una asociación ilícita y de cometer fraude en perjuicio del Estado por presuntas irregularidades cometidas en la concesión de contratos de obra pública a Báez –ya encarcelado por otras causas– en la sureña provincia de Santa Cruz, feudo del kirch-nerismo.

La jornada culminó luego de la lectura de cargos en su contra, y se informó que la vista se reanudará el próximo lunes.

Poco después de las 15.00 hora local (18.00 GMT), Fernández salió de los tribunales federales de Buenos Aires entre vítores de seguidores que la esperaban en la puerta, tras las tres horas que duró la sesión.

La Fiscalía apuntó, en la lectura de cargos, que tanto Cristina Fernández como su fallecido esposo, el también ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), fueron jefes de una asociación delictiva destinada a apoderarse de millonarios fondos públicos a través de la concesión de obras públicas durante los mandatos kirchneristas a las empresas de Báez en la provincia de Santa Cruz.

En la lectura de cargos, se remarcó que en la causa se investiga la presunta división de roles definidos y estratégicos dentro y fuera de la estructura del Estado y sostenido ininterrumpidamente a lo largo más de 12 años, destinada a cometer múltiples delitos con el fin primero de sustraer y luego apoderarse ilegítimamente y de forma deliberada de millonarios fondos públicos.

“Esta asociación delictiva funcionó en forma estable y permanente dentro de la estructura administrativa estatal y a través de la instauración de una ingeniería societaria creada y ampliada para los fines buscados“, leyó el secretario del tribunal al comienzo de la vista.

Si bien la ex presidenta no habló públicamente, afirmó en Twitter que el juicio es un “nuevo acto de persecución”, con el que se busca montar una “cortina de humo” para “distraer” de la crisis económica del país, y negó los cargos. EFE

Dejá tu comentario