Mundo

Colombianos inundan calles y se rechaza polémica reforma

 

"¡Resistencia, resistencia!", cantaron a coro miles de colombianos en la céntrica Plaza de Bolívar de Bogotá mientras el Congreso hacía oficial el hundimiento de la polémica reforma de la salud por la que una multitud salió a protestar el miércoles en la cuarta jornada de Paro (marcha) Nacional.

Las calles de las principales ciudades de Colombia se llenaron nuevamente tras 22 días de movilizaciones en las que la presión social tumbó la reforma tributaria del Gobierno del presidente Iván Duque que detonó desde el 28 de abril las multitudinarias marchas, y la de la salud, impulsada por el partido de derechas Cambio Radical.

A la manifestación se unió por primera vez desde las calles el senador Gustavo Petro, líder de la oposición por el movimiento de izquierdas Colombia Humana, quien acompañó a los protestantes que se manifiestan pacíficamente en Bogotá para pedir consensos en las negociaciones entre el Gobierno y el Comité Nacional de Paro que avanzan sin resultados.

Las primeras concentraciones comenzaron temprano en varios focos de encuentro en la capital del país, especialmente en el Parque Nacional, desde donde partieron con arengas, música y bailes miles de ciudadanos que caminaron hasta la Plaza de Bolívar, centro del poder político de Colombia.

SE ARCHIVA REFORMA SANITARIA. Desde esa céntrica plaza celebraron que el Congreso archivó el miércoles, con 27 votos a favor y cinco en contra en las comisiones de la Cámara de Representantes y el Senado, la reforma a la salud, proyecto que, una vez fue retirada la reforma tributaria, se convirtió en uno de los combustibles principales de las manifestaciones, junto con el fin de la brutalidad policial.

La reforma contemplaba la regionalización del sistema de salud, fijaba nuevos mecanismos de pago, impulsaba la producción de vacunas y medicamentos, entre otras medidas.

DESCONTENTO SOCIAL. El descontento social continúa en las calles desde hace tres semanas, arrastrando un extenso pliego de peticiones que abarcan proclamas como el cese de la violencia policial, que según la ONG Temblores es responsable de 43 homicidios ocurridos durante las marchas, y mayores oportunidades para los jóvenes. Por su parte, ministros, consejeros, directores de departamento e institutos del Gobierno se encontraban en diversas regiones del país para dialogar con los líderes locales y convocantes de las protestas.

Dejá tu comentario