Mundo

Científicos estudian al glaciar más peligroso del mundo

Icefin es el robot subacuático que navegó unos metros y confirmó que la parte inferior del Thwaites, el glaciar casi del tamaño de Reino Unido, se encuentra en estado líquido y se acelera su destrucción.

Para muchos científicos, el Thwaites es considerado “como el glaciar de la Antártida más peligroso del mundo” y es el mayor que existe en la actualidad, con una superficie de aproximadamente 1 millón de kilómetros cuadrados.

La velocidad con la que se desplaza la gigantesca masa de hielo, en especial en la parte frontal, que desemboca en el mar de Amundsen, y su deshielo están siendo estudiados en los últimos años por numerosos grupos científicos.

La causa principal de estos estudios es la pérdida del hielo del Thwaites, que se podría completar en más de 200 años. Esto supondría un aumento del nivel del mar a escala planetaria de aproximadamente 1,5 metros.

El equipo que trabaja en los estudios y análisis del glaciar utilizaron un robot subacuático de nombre Icefin, que fue introducido a un pozo de 600 metros de profundidad en el hielo del Thwaites y navegó por las aguas del glaciar, informó el portal La Vanguardia.

Nota relacionada: Un iceberg, 5 veces el tamaño de Malta, se desprende de la Antártida

El grupo de investigadores trabajó en temperaturas extremadamente frías y con vientos muy fuertes. El Icefin navegó para medir, capturar imágenes y cartografiar el derretimiento del glaciar y recopilar otros datos importantes.

Los datos son utilizados por los científicos para comprender las condiciones cambiantes del glaciar.

Lea más: El deshielo en la Antártida y Groenlandia afecta a la variabilidad climática

El derretimiento del Thwaites podría tener un impacto a nivel mundial. Drenaría una masa de agua que es aproximadamente del tamaño de Gran Bretaña o el estado de Florida y actualmente representa aproximadamente el 4% del aumento global del nivel del mar.

Los científicos advierten que el colapso del glaciar elevaría los niveles del mar en casi un metro, tal vez abrumando las áreas pobladas existentes.

Dejá tu comentario