Mundo

Chinos vuelven al trabajo pese al mortal coronavirus

 

Cientos de miles de trabajadores chinos regresaron ayer a cuentagotas a oficinas y fábricas tras las prorrogadas vacaciones del Año Nuevo Lunar mientras el país sigue luchando contra el nuevo coronavirus, que deja ya al menos 1.011 muertos y 42.200 infectados en China, entre la insuficiencia de suministros para paliar el brote.

De 103 nuevos decesos registrados ayer, 91 se certificaron en la provincia de Hubei, de la que Wuhan es capital y epicentro del brote, y que permanece en cuarentena desde el pasado 23 de enero.

Pese a todo, las autoridades chinas han tratado de proyectar una imagen de normalidad institucional y alentado a las empresas a que reanuden su actividad siempre que tomen “medidas de precaución”, aunque en grandes ciudades como Pekín la mayoría de los comercios y bancos siguen cerrados y el transporte prácticamente vacío.

El fin de las vacaciones por el Año Nuevo lunar, que en muchas provincias se habían prolongado hasta ayer, no ha impedido que muchas empresas hayan adoptado un enfoque flexible y que sigan pidiendo a sus empleados que trabajen desde sus domicilios para evitar contagios.

REGRESO ORDENADO. La consigna oficial es volver al trabajo “de manera ordenada”, y de verificarlo se encargó en persona el propio presidente chino, Xi Jinping, quien realizó una inspección sorpresa en Pekín, su primera aparición pública desde que estalló el brote. Pero lo cierto es que la capital china, Shanghái, Cantón y Shenzhen registraron el pasado fin de semana notables caídas en las llegadas por tren en comparación con años anteriores, lo que sugiere que una gran parte de la población migrante aún no ha regresado a sus puestos de trabajo: La reanudación de la actividad económica será muy gradual.

De hecho, de los diez millones de personas que partieron de Pekín para las vacaciones, ocho millones todavía no habían regresado la semana pasada, recoge el rotativo oficialista Global Times.

“Para volver al trabajo debemos disponer de más máscaras, desinfectantes y termómetros. No podríamos pasar una inspección del Gobierno en esta circunstancias”, comentó a ese periódico el dueño de una fábrica automotriz de Jiangsu. Según los últimos informes de la Comisión Nacional de Sanidad de China, se han registrado 6.484 casos graves entre los más de 40.000 contagiados diagnosticados hasta la fecha, y 3.281 personas han sido dadas de alta tras superar la enfermedad.


La punta del iceberg
El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que los casos de transmisión del nuevo coronavirus entre personas que nunca estuvieron en China podrían ser solo “la punta del iceberg”. “Hubo algunos casos preocupantes de propagación en personas sin historial de viajes” a China, escribió Tedros el domingo en la red social Twitter.

Dejá tu comentario