Mundo

China aísla a más ciudades para frenar el mortal coronavirus

 

La cuarentena y las restricciones se incrementaron este miércoles en China y en el mundo para tratar de controlar la epidemia de neumonía viral que ya ha dejado más de 550 muertos y se ha extendido por una veintena de países.

Tras la cuarentena en toda la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei (centro), epicentro del nuevo coronavirus, que afecta a unas 56 millones de personas, un número creciente de ciudades del este de China están imponiendo restricciones a los desplazamientos a decenas de millones de personas más.

La OMS pidió 675 millones de dólares a la comunidad internacional y anunció el envío de 250.000 kits de detección del virus a más de 70 laboratorios de todo el mundo. La fundación Bill y Melinda Gates se comprometió a invertir 100 millones de dólares en la lucha contra el nuevo coronavirus.

Al menos 563 personas murieron por el virus 2019-nCoV en China continental (sin contar Hong Kong y Macao), la mayoría en Hubei.

Más de 28.000 casos se confirmaron en el país, entre ellos, un bebé de un día.

Además, cerca de 200 casos positivos se registraron fuera de China continental en una veintena de países y los territorios autónomos chinos.

FRONTERA CERRADA. Bajo presión, las autoridades hongkonesas cerraron prácticamente la totalidad de pasos fronterizos con el resto del país e impondrán a partir del sábado una cuarentena de dos semanas a todos los visitantes provenientes de China.

En China, donde las medidas de confinamiento se intensifican, varias urbes de la provincia de Zhejiang (este) a varias centenas de kilómetros de Wuhan, decretaron nuevas restricciones a los desplazamientos. En Hangzhou, que registró unos 200 casos, cortes de calles impedían el paso a la sede del gigante de comercio en línea Alibaba, y la ciudad solo autoriza la salida de una persona por vivienda cada dos días.

En Zhumadian solo puede salir a la calle una persona por vivienda cada cinco días. Wuhan, cuyo sistema de salud está desbordado, recibió el martes sus primeros enfermos en un nuevo hospital construido en diez días y que cuenta con 1.000 camas.

Otro hospital de este tipo abrirá pronto sus puertas para recibir a los enfermos.

Paralizada por las restricciones y el práctico aislamiento del mundo, la economía china podría sufrir las consecuencias durante mucho tiempo.

Dejá tu comentario