23 jul. 2024

Celebremos la Navidad pidiendo más Justicia y menos impunidad

Esta será una Navidad distinta, diferente a la que vivimos el pasado año pero igualmente particular. Por un lado, el país podrá celebrar con reuniones familiares y aunque no estarán todos, hay motivos para tener esperanza. Por el otro, hay una sensación agridulce respecto a uno de los grandes temas del país: la lucha contra la corrupción. La Justicia logró históricos fallos contra el clan González Daher, y aunque será difícil compensar a las cientos de víctimas es un avance importante. Sin embargo, los diputados colorados salvaron al gobernador cartista Hugo Javier González de la intervención de la Gobernación de Central. El mismo día el Tribunal de Sentencia extinguió el caso del diputado colorado Tomás Rivas, sobreseyéndole del caso “Caseros de oro”. Pese a todo, hay que persistir en la certidumbre de que es posible construir un país mejor, con menos impunidad.

En el Paraguay la tradición de la Navidad es uno de los momentos más importantes para las relaciones interpersonales, especialmente las familiares. Esta fecha convoca a las personas alrededor del pesebre adornado con flor de coco, sandías y melones para regalar al Niño Jesús para agradecer el milagro de una familia reunida. Es una celebración que recuerda a los cristianos el nacimiento de un niño al que se representa en un establo de animales junto a sus padres José y María, más los pastores y los Reyes Magos que llegaron al lugar guiados por una estrella.

Es una fiesta de gran significación religiosa, pero con un mensaje que es válido para toda la humanidad. De acuerdo con algunas interpretaciones, su gran legado es la humildad, pues habiendo podido nacer en una cuna de privilegios viene al mundo en un pesebre o establo de animales.

Este año la celebración de la Navidad será diferente. La situación generada por la pandemia del Covid permite que desde hace varios meses en el país se haya podido relajar el comportamiento social. Pero ante los nuevos riesgos que surgen es hora de volver a mostrar que podemos actuar con responsabilidad, poniendo en primer lugar el valor de la vida. El ministerio de Salud ha emitido advertencias y recomendaciones a la población para tomar cuidados y precauciones ante la muy probable nueva ola de contagios debido a la nueva cepa del Covid-19; y ante la realidad de que esta temporada habrá numerosos encuentros y celebraciones debido sobre todo a la flexibilización de las restricciones.

Lo más importante es que pese a todo, este 2021 nos ha dado motivos para la celebración, a pesar de lo difícil que ha sido este año. Ha habido sucesos que refuerzan los motivos para la esperanza, y en el ámbito de la Justicia, la histórica condena contra el clan González Daher es uno de los más importantes. Las cientos de víctimas de quienes explotaban a las personas a través de la usura quizá no encuentren muy pronto la reparación ante las injusticias pero se ha dado un paso fundamental.

Lamentablemente, los diputados echaron por tierra la euforia ante la histórica condena, cuando las bancadas de Colorado Añetete y Honor Colorado decidieron ignorar las denuncias de instituciones del Estado paraguayo: Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), la Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac), la Auditoría General, y la Contraloría General de la República (CGR) para salvar al gobernador cartista Hugo Javier González de la intervención de la Gobernación de Central.

En los momentos más críticos de la pandemia este mismo año, fue constatado que la Gobernación entregó dinero a una ONG que no tenía capacidad técnica ni financiera; y que no pudo respaldar gastos de su presupuesto de 2019 por G. 18.000 millones y sumado a todo esto, la Junta Departamental de Central denunció pagos dobles por obras ya existentes.

A esto se suma el golpe del Tribunal de Sentencia que extinguió el caso del diputado Tomás Rivas, por el caso conocido como caseros de oro, quienes por cierto sí fueron condenados.

Pese a todo, hay que persistir en la certidumbre de que es posible construir un país mejor, con menos impunidad y donde reine la Justicia.

Más contenido de esta sección
Un proyecto que buscaba modificar el Código Penal para evitar que los casos de corrupción prescriban en la Justicia fue rechazado por los diputados y enviado al archivo. Se buscaba endurecer las penas, ampliar el universo de tipos penales, extender plazos para la prescripción y endurecer criterios de medición de la pena para delitos de corrupción pública y privada, con énfasis en la corrupción cometida por funcionarios públicos. El rechazo de esta propuesta parece una verdadera declaración de intenciones.
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.