País

CDE: Entre el temor al contagio y la muerte de los comercios

ANGUSTIA. En el Este del país esperan asistencia del Gobierno para poder superar crisis económica. DIVISORIA.  Brasileños piden que se eliminen las barreras físicas puestas en Pedro Juan Caballero

C iudad del Este vive uno de sus peores momentos, divida entre el temor al contagio y la muerte comercial. La gente en la calle teme que la enfermedad ingrese por el Puente de la Amistad y se propague en al ciudad, pero expresa confianza en la labor del personal de salud. Los datos confirman que por este paso fronterizo se importa el Covid-19 desde el Brasil, hecho que mantiene en vilo a la población.

El promedio de ingreso de personas, ida y vuelta era de unos 20 a 30 mil personas. Hoy el paso está cerrado y solo se permite el ingreso de paraguayos, que vienen del Brasil. Si bien, los compatriotas que ingresan a la ciudad van a diferentes albergues locales y de otros puntos del país a cumplir la cuarentena en la ciudad crece el temor de que finalmente se tenga circulación comunitaria por el ingreso de personas por el río Paraná. Hay casos y incluso procesados por este hecho.

Aunque hay mucha necesidad y una actividad comercial nula, hay coincidencia en la necesidad de mantener cerrada la frontera hasta que la situación empiece a cambiar en Brasil. “Estoy 100 por ciento a favor de no abrir en este momento, no podemos arriesgarnos a dejar que nadie pase”, señaló la empresaria Natalia Ramírez Chan.

Refirió que las cifras que se ven en Brasil asustan y más saber que los últimos grupos de connacionales que ingresaron ya vinieron con la enfermedad. Señaló que así como no se va a abrir el paso fronterizo, el Gobierno debe dar una respuesta sobre lo que va a pasar con la frontera.

“Es enorme la cantidad de personas que dependen del comercio internacional, o compra de turismo que ellos le llaman, y no vamos a soportar más tiempo”.

Desempleo

Agregó que con la gente que está cruzando en este momento el puente se quedaron sin trabajo en el Brasil y vienen a sumar la franja de desempleados en la ciudad. “Obviamente vienen ya sin trabajo, ya que por necesidad financiera están viniendo, desempleados; qué vamos a hacer nosotros acá en la frontera con nuestros propios desempleados que van a sumar cada día más, porque no vamos a poder mantenerlos, qué va a pasar acá. Sinceramente entiendo que es un problema mundial, pero en el resto del mundo el Gobierno está haciendo algo para ayudar y acá yo veo que llegue eso aquí”.

Ramírez Chan dijo el futuro de la ciudad es incierto, no se sabe qué esperar. “Eso es lo que desespera; yo por ejemplo, tuve que sacar al 30 por ciento y duele muchísimo, para tomar esa decisión no sabes lo que fue. No sabemos qué hacer. Está difícil. Estamos operando a ciegas, no sabemos cómo mantenernos mes a mes”.

Contó que en el sector empresarial está dividida la opinión con relación a la reapertura del puente. Por un lado están los que están a favor y por el otro, los que están en contra. “Ya nadie sabe lo que pide, lo único que sabemos es que si el Gobierno no hace algo vamos a pasar muy mal todos”. WF



Dejá tu comentario