Política

Cardenal pide a políticos luchar contra la corrupción y ser honestos

Cristóbal López lanzó una fuerte advertencia a la clase política y se solidarizó con familiares de secuestrados. Señaló que el papel de la Iglesia paraguaya es fundamental y celebró su venida.

El cardenal español naturalizado paraguayo, monseñor Cristóbal López, consejero del Sumo Pontífice, envió ayer un fuerte mensaje a la clase política y les exhortó a que sean honestos y luchen contra el mal endémico que es la corrupción en Paraguay.

El cardenal López Romero o pa’i Cristóbal –tal como se lo conoce desde los años 80 como misionero salesiano en tierra guaraní– alertó que de seguir esta situación de desprestigio hacia la clase política de nuestro país, nunca podríamos salir del infortunio.

“La clase política tiene que dar ejemplo a la ciudadanía. Llamo a todos los políticos a que sean honestos ciudadanos y si son cristianos que sean buenos cristianos, pero por lo menos que sean honestos ciudadanos, que luchen contra la corrupción empezando por ellos mismos”, sostuvo.

Indicó que algunas altas autoridades con quienes tuvo contacto le han confirmado que en los poderes públicos la corrupción está muy presente.

“Me dicen que se vota y cada voto tiene un valor, de 20 o 30.000 dólares, y eso es una lacra, hay que acabar con eso. Yo diría convirtámonos y creamos en el Evangelio, luchemos contra la corrupción, o si no el pueblo paraguayo va a terminar sumido en el infortunio. Debemos empezar a sanear la moralidad de la nación y hacer hombres nuevos, y dejar atrás los hombres escombro”, añadió el cardenal entrevistado por la 1080 AM.

El asesor del papa Francisco, quien visita el país por 15 días, tras casi 20 años, para celebrar el aniversario 125 de la presencia salesiana en Paraguay y para compartir con amigos y estar más cerca de Paraguay en un contexto muy difícil por la pandemia y la crisis sanitaria que siguió muy de cerca, dijo que espera un cambio de timón de las principales instituciones.

Además, señaló sentirse querido y contento por haber visitado el país y reencontrarse con grandes amigos.

“Me siento emocionado al encontrar grandes amigos que me manifiestan su cariño. Es una satisfacción muy grande ver que el Paraguay sigue adelante, a pesar de los muchos problemas que lo aquejan. Una de las cosas que hicieron que venga en este momento era expresar mi solidaridad con todas las familias que se vieron perjudicadas con esta pandemia. Yo quería venir para estar con el pueblo paraguayo, aunque fuese simbólicamente, al menos quiero expresar que estoy cerca de los que sufren”, manifestó.

Expresó que a pesar de que quería venir en forma privada, no pudo negarse a los requerimientos de las autoridades eclesiásticas.

“Soy un asesor del Papa y de repente me abruma que estén tantas autoridades esperándome. Me satisface todo, pero realmente me abruma porque yo quiero seguir siendo el pa‘i’ Cristóbal”, enfatizó la autoridad.

Al ser consultado sobre cómo ve actualmente la Iglesia paraguaya, el cardenal prefirió no emitir comentario al respecto.

“Sería un atrevimiento emitir opiniones sobre algo del cual me alejé hace 19 años. No puedo arriesgarme a emitir un juicio sobre si la Iglesia va bien o va mal, pero veo que cada obispo en su diócesis toma iniciativas de animación de los laicos, de la juventud, etc.”, agregó.

Añadió que “lo que estoy convencido es de que la Iglesia paraguaya está gozando de las iniciativas que este Papa está lanzando, aunque tenga detractores o incluso enemigos, la Iglesia paraguaya siempre se ha caracterizado por poner en práctica y llevar a la acción concreta todas las orientaciones de los Papas y también de los obispos latinoamericanos a través de las conferencias, pero más en concreto no puedo entrar”.

La última vez que estuvo en el país fue de paso en el 2011, y la vez que partió para otra misión fue en el 2002, dejando como pendiente conocer el Monumento a la Madre en Concepción.


Llamo a todos los políticos a que sean honestos y si son cristianos que demuestren esa honestidad. Luchemos contra la corrupción.

Es lamentable que le priven de la libertad a una persona. No se puede usar a un ser humano para intercambiar bienes monetarios.

El papa Francisco busca una Iglesia que acuda a los más necesitados, tenemos que ser como la sangre que va a la herida. Cristóbal López,
cardenal.



Condenó los secuestros y se solidarizó con familiares
En otro momento, el asesor del papa Francisco se refirió a las personas que se encuentran secuestradas por el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y la ACA, y la reunión que mantuvo con los familiares de los que están privados de su libertad. “Es lamentable, no podemos decir sino que es una injusticia total que a una persona se le prive de la libertad y más aún se le prive de la vida porque alguien con base en una ideología quiere forzar situaciones chantajeando de esta manera. No se puede utilizar a la persona humana como moneda de cambio”, sostuvo.
El cardenal López, quien dijo que aún le gusta que lo llamen paí Cristóbal, enumeró los desafíos que la línea de conducción del papa Francisco plantea a las Iglesias en general.
“La primera cosa es ser una Iglesia que no sea autorreferencial, sino que se desplaza hacia las periferias, va hacia los más necesitados, una Iglesia como hospital de campaña. Eso lo deben hacer todas las iglesias. Otra cosa debe ser el diálogo, debe estar abierto a dialogar con las otras religiones, ideologías, culturas y civilizaciones de manera que no vivamos en una burbuja encerrados en nosotros mismos, y otra sería crear hábitos y que todos participemos y vivamos en comunión, marchar juntos, romper barreras”, dijo.

Dejá tu comentario