País

Canales y arroyos son viaductos que arrastran basura hasta el río

 

Toda la ribera del río Paraguay está llena de canales, arroyos y otros cursos hídricos que, lejos de alimentar su cauce con agua limpia, la colmatan con todo tipo de desechos, ya que su corriente es utilizada por personas o empresas ubicadas a lo largo de su recorrido como improvisados e irregulares vertederos, sobre todo en días de lluvia.

De esta manera, toneladas de basura, que no solo se reducen a residuos sólidos domiciliarios, sino que también se componen de desperdicios patológicos y tóxicos como pilas, baterías, fluorescentes, contaminan nuestro principal afluente de agua, del cual precisamente la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) abastece a la población para el consumo del vital líquido.

A esto se suma la existencia de otras bocas que desagotan en las zonas costeras de la ciudad una gran carga de aguas negras o residuos cloacales, aportando su cuota de polución progresiva, en una capital que hasta el momento carece de una planta de tratamiento (la primera está en construcción en un sector de la Costanera Norte).

Si bien desde la Comuna capitalina afirman que se notifica a firmas y familias que viven a la vera de estos recursos hídricos para combatir el vertido de basura y de efluentes, la polución ambiental se mantiene desde hace décadas y sobrevive a varias administraciones municipales.

CIFRAS

El intendente Mario Ferreiro hizo hincapié en el enorme desfase que hay entre el presupuesto municipal y lo que se requiere en materia de inversión para revertir el dantesco panorama que se tiene con relación a la contaminación de los cursos hídricos que cruzan Asunción.

En ese sentido, el jefe comunal resaltó que la institución a su cargo tiene un presupuesto anual de USD 200 millones; en tanto que la capital del país precisa de USD 1.000 millones en infraestructura para mejorar la calidad del agua y otros USD 1.000 millones para comenzar a contar con una Franja Costera inclusiva que también contemple soluciones habitacionales para las 20 mil familias que pueblan los bañados.

Aclaró que si estos números se piensan para toda el área metropolitana, la suma a ser erogada asciende a USD 4.000 millones.

Informó que en breve estarán presentando ante el Congreso una nueva Ley de Capitalidad que le permita a la ciudad contar con mayores recursos financieros para enfrentar todos los problemas que se van planteando en una ciudad que va creciendo. “Serán recursos que van a estar sellados para alcanzar los objetivos trazados”, aseguró.

Indicó que hay mayor inversión en la Dirección de Aseo Urbano, donde en los últimos años se introdujeron 42 nuevos camiones compactadores, además de implementar fiscalizaciones más exigentes en toda la capital.

Puntualizó que sin dudas se impone recurrir a un gran pacto social y político a nivel metropolitano para buscar una solución definitiva al drama de la basura que contamina las aguas y pone en peligro la salud de toda la población. “Aquí hay una mezcla muy particular de capacidad de control y conciencia ciudadana, y de aplicar junto a la Fiscalía los castigos establecidos para quienes reincidan en estas peligrosas prácticas”, concluyó.

PROYECTO

La posibilidad de implementar un proyecto piloto de trampas de basura en varias bocas que desembocan en las costas del río Paraguay, de manera a combatir la elevada contaminación que se tiene en esos puntos ribereños, fue señalada por la concejala asuncena Elena Alfonsi.

La edil indicó que se trata de enormes mallas que retienen los desechos que llegan hasta las playas o el mismo cauce del río y que a su criterio pueden funcionar.

Sin embargo, aclaró que para ponerla en práctica se precisará de un protocolo, ya que tampoco se puede dejar instalado sin limpiar un elemento de esa naturaleza por mucho tiempo, porque ocasionará un desborde significativo con la primera precipitación que caiga.

“La ciudad más limpia es la que menos se ensucia, no la que más se limpia. Y la gran cantidad de basura que queda en las playas con la bajante del río no es solo de Asunción. Viene de varios arroyos que traen toneladas de desperdicios y terminan en el río”, acotó.

Asimismo, mencionó que se tienen desagües en varios puntos de la ribera, que descargan directamente sus efluentes cloacales que polucionan de la misma manera los cauces hídricos.

La misma apuntó que la concienciación se debe encarar tanto para el ciudadano común como para las grandes empresas, ya que todos los desperdicios van a parar a las costas, con toda su carga de contaminación.

“Todo lo que se tira a la calle termina en el río. La gente también debe entender que no debe sacar su basura cuando está por llover, ya que el nivel del raudal crece y arrastra las bolsas o los desechos que quedan en las veredas. Hay muchas cosas que se deben cambiar para combatir tanta contaminación”, puntualizó.




INVERSIÓN. USD 2.000 millones precisa Asunción para mejorar calidad del agua y la Franja Costera.

RECURSOS. Intendente Ferreiro dijo que presentará una nueva Ley de Capitalidad para encarar obras.

PROYECTO. La concejala Elena Alfonsi propone plan piloto de trampas de basura en las zonas ribereñas.

DRAMA. Desechos y efluentes se tiran desde hace décadas y sobreviven a varios jefes comunales.

2.000 millones de dólares se precisan en infraestructura para el tratamiento y uso adecuado del agua en la capital.

1,2 kilogramos de basura genera cada persona por día. La capital recibe a 1.800.000 visitantes en cada jornada.

"La basura no tiene nombre. Hay que crear conciencia. La gente tira a la calle desde el bus o el auto y eso termina en el río". Elena Alfonsi, concejala.

"No podemos ni comer por el mal olor que tiene la basura que se tranca en el arroyo. Nadie viene a limpiar". Hilario Giménez, Costanera Norte.

"La basura cuando llueve ya corre hacia el bajo de la Chacarita. Eso afecta el río y a las familias que viven en la zona". Andrea Rodas, San Felipe.

Dejá tu comentario