País

Caacupé se prepara para recibir a fieles con protocolos Covid-19

 CONCIENCIA. Instan a cumplir con medidas sanitarias durante la esperada fiesta mariana. MEDIDAS. La Basílica menor ya luce las primeras mejoras para respetar el distanciamiento social.

Caacupé se prepara para recibir a los fieles en la que será una celebración mariana en modo Covid-19, tras un año de pausa. Cumplir con el distanciamiento social es el primer objetivo de la Iglesia y el Ministerio de Salud, que junto a funcionarios de varias instituciones públicas trabajan para la adaptación de los espacios con miras al 8 de diciembre.

Una de las primeras obras terminadas es la habilitación de cuatro accesos a la plazoleta ubicada en el sector este del santuario. Con lo que el lugar suma unas cinco entradas que permitirán el paso más fluido y la sectorización de los fieles que visitarán la ciudad desde distintos puntos del país. A las mejoras también se les agregaron rampas, para personas con discapacidad.

“La plazoleta del santuario la vamos a dividir en cuatro pedazos o cuadrantes. Estos cuadros se dividirán a través de vallados de metal, y cada cuadrante tendrá una entrada para el ingreso de las personas, quienes serán controladas y detenidas minuciosamente”, explicó el monseñor Ricardo Valenzuela.

El operativo, que se encuentra en cuenta regresiva, se extiende además a las zonas cercanas al templo, donde funcionarios de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) están llevando adelante trabajos de marcajes y pinturas que señalan la ubicación de las personas conforme al distanciamiento sugerido de dos metros, para evitar la aglomeración. Esta medida también se realiza en las calles cercanas a la Basílica de la Virgen y las que pasan por el santuario y conectan con la ruta Mariscal Estigarribia. Así también dentro del templo.

Entre otras medidas se encuentran las rejas colocadas en el entorno al santuario, la gruta y alrededor de la plazoleta, que servirán de perímetro para el control de la cantidad de personas en cada uno de estos puntos.

Valenzuela enfatizó que los trabajos se realizan según las indicaciones de Salud. La principal exigencia para la asistencia de los fieles al rezo de la novena será el cumplimiento del protocolo, para lo que espera será una cita con una concurrencia masiva. En este sentido, el religioso compartió que existe mucha expectativa con relación al desempeño de los asistentes.

“En este tiempo de pandemia es más compleja la tarea. No sabemos cómo será la manifestación de nuestra gente, pero sabemos que hay mucha gente que quiere venir”, puntualizó Valenzuela en reunión con representantes de Salud.

Como último antecedente en el 2019, antes de la pandemia, pasaron la velada en la explanada de la Basílica, del 7 al 8 de diciembre unas 1.500.000 personas.

PROTOCOLO

Para el acceso se solicitan el uso de tapabocas, portar alcohol desinfectante, el lavado de manos y respetar en todo momento el distanciamiento social.

En tanto, con respecto a las vacunas se insta a la ciudadanía a contar con ambas dosis para la tranquilidad de toda la comunidad, según refirieron representantes del Ministerio de Salud y la iglesia de Caacupé.

El viceministro de Salud, Hernán Martínez, sugiere evitar la asistencia con niños menores de 12 años, personas con enfermedades de base o vulnerables ante el Covid-19. Así también se exhorta a las embarazadas a optar por no peregrinar.

Mientras que, como parte de la inmunización masiva, en la Capital de la Fe, el Ministerio de Salud dispondrá puestos de vacunación para los visitantes.

Y aparte se invita a las personas que planeen cumplir con sus promesas, a acceder semanas antes de emprender el camino, a los vacunatorios para recibir sus dosis en sus respectivas ciudades.

Se recuerda en este sentido que el esquema de inmunización se completa una vez que la persona reciba ambas dosis y se considera inmunizada recién tras quince días del segundo pinchazo.

La fiesta de la Virgen de Caacupé volverá a convocar a los fieles tras un año de misas a puertas cerradas con limitación de personas en los cultos con agendamientos.

En el 2020, la tradicional peregrinación no pudo ser posible por el escenario epidemiológico de cuidado, con lo que además se tuvo que recurrir a la virtualidad para honrar las promesas, con misas transmitidas a través de distintos canales y redes sociales. DBF

En este tiempo de pandemia es más compleja la tarea. No sabemos cómo será la manifestación de nuestra gente, pero sabemos que hay mucha gente que quiere venir. Monseñor Ricardo Valenzuela

Dejá tu comentario