Sucesos

Buscado por matar a policía es acribillado en un tiroteo

 

Por Carlos Aquino

SAN PEDRO

Tras un enfrentamiento con agentes de la Policía Nacional fue abatido un hombre que estaba sindicado como el supuesto autor de la muerte de un efectivo policial del Departamento de Antinarcóticos. Durante el fuego cruzado, un policía resulto herido al abrir la puerta del camión donde el fugitivo se escondía.

El abatido fue identificado como Ignacio Tito Servín, de 62 años, quien el pasado viernes habría asesinado al suboficial de la Policía Rodrigo Javier Dávalos, cuando este intentaba detenerlo porque contaba con una orden de captura.

intensificaron. Desde ese día, aproximadamente un centenar de efectivos policiales se encontraban tras la búsqueda de Tito Servín.

Ayer, el hombre se vio acorralado, tras un operativo policial, por lo que decidió refugiarse dentro de un camión Scania, de su propiedad, que estaba estacionado al fondo de su domicilio.

Sin embargo, los intervinientes se pertacaron de que Ignacio estaba oculto dentro del rodado, por lo que rodearon el vehículo, y uno de los policías abrió la puerta.

En ese instante, Servin disparó contra el uniformado, quien quedó herido. Se trata al suboficial Milciades Espinola.

Acto seguido, los demás policías abrieron fuego contra la cabina del camión semirremolque, hiriendo mortalmente de varios impactos al hombre. Mientras, que el agente Espínola fue trasladado hasta el Hospital de Santa Rosa del Aguaray, donde recibió asistencia y luego fue dado de alta.

Los médicos explicaron que gracias al chaleco antibalas, el uniformado salvó la vida.

investigación. Los agentes policiales que investigan el caso manejaban el dato de que Servín se mantenía en la zona, luego de asesinar al policía antidrogas, el pasado viernes.

Asimismo, contaban con el dato de que mantenía una fluida conversación telefónica con algunos familiares; sin embargo, se negaba rotundamente a entregarse ante la Policía y hasta lanzaba amenazas de que era capaz de matar a otro efectivo policial o enfrentarse con los uniformados, pero que no lo detendrían con vida. El caso ya está en manos de la Fiscalía.

Dejá tu comentario