Interior

Brasil pone al Ejército a controlar la Triple Frontera por tierra y agua

Se trata de la Operación Ágata y Frontera Sur que involucra a los batallones instalados en Foz de Yguazú y Cascavel. Se aplica un riguroso control en el Puente de la Amistad y zonas aledañas.

Con el objetivo de combatir delitos transnacionales como el contrabando, tráfico de armas, municiones y drogas, Brasil dispuso la movilización de tropas en la región de la Triple Frontera realizando controles de personas, vehículos y embarcaciones. La acción integra la Operación Ágata y Frontera Sur, bajo el Comando de la 15ª Brigada de Infantería Mecanizada, con sede en la ciudad de Cascavel.

Cerca de 200 militares del 34 Batallón de Infantería Mecanizada (34° Bimec), con asiento en Foz de Yguazú se suman a la operación, que no tiene fecha de conclusión. Diversos puntos de bloqueos fueron instalados en sitios estratégicos de la frontera.

Uno de los locales de mayor atención es la región del Puente Internacional de la Amistad, donde son abordadas personas que presentan actitudes sospechosas y vehículos con fondos falsos que puedan transportar productos ilícitos. Diversos abordajes vienen siendo realizados desde el fin de semana.

Además de la zona primaria de la Aduana brasileña, también están bajo control de los militares caminos vecinales, rurales y la BR277. Los caminos rurales por lo general son utilizados por organizaciones que operan en puertos clandestinos a través del lago Itaipú, por donde ingresan desde Paraguay, drogas y contrabando de cigarrillos. Sobre la ruta son objeto de control ómnibus y vehículos de particulares. Revisados minuciosamente buscando, especialmente, el transporte de mercaderías importadas de manera irregular. La acción también busca dar con personas que tienen orden de prisión dictada por la Justicia.

PACIENCIA. “Este trabajo es una de las actividades que el ejército realiza en forma periódica, buscando combatir los crímenes transfronterizos. La intención es mejorar la seguridad para los vecinos y los turistas con la presencia de los militares en la ruta. Pedimos especialmente que la población tenga paciencia durante el abordaje”, explicó el comandante del 34°Bimec, coronel Georgingtown Haullinson Farias.

Reconoció que los controles suelen ser algo incómodos, pero insisten en que es una forma de trabajar contra los que operan al margen de la ley en la frontera. “Sabemos que es un proceso que a veces puede resultar algo molesto, pero es necesario para la efectividad de la operación”.

Igualmente, confirmó que se está realizando patrulla en las aguas de los ríos Paraná, Yguazú y lago Itaipú, conocidos por la existencia de puertos clandestinos utilizados para el transporte de diversos productos que ingresan al Brasil desde Paraguay y Argentina, especialmente en horas de la noche. “El principal foco de la operación es ampliar la presencia de las fuerzas de seguridad del estado en la frontera, que es donde percibimos se da la mayor incidencia de crímenes relacionados al tráfico de drogas, armas y el combate al contrabando de diferentes productos. Con esta medida, nos limitamos a la libertad de acción de las organizaciones criminales”, agregó el comandante Haullinson.

Estas acciones por parte de las Fuerzas Armadas del Brasil, están previstas en el Programa de Protección Integrada de Fronteras, establecidas por el Decreto Presidencial numero 8903, de fecha de 16 de noviembre del 2016, y tiene como objetivo intensificar las medidas de control.

Dejá tu comentario