22 abr. 2024

Bachi Núñez, la mano operativa del cartismo relacionada con corrupción

El vocero de Honor Colorado en Diputados concentra su gestión en la articulación política más que en propuestas. Es protagonista de conflictos y denunciado por varios hechos punibles.

Encargado de operar y custodiar los intereses económicos del cartismo, el diputado de la Asociación Nacional Republicana (ANR), Basilio Bachi Núñez, basó su gestión en la articulación, negociación, búsqueda de votos y el juego discursivo en la Cámara de Diputados, donde ingresó en 2018, como representante del Departamento de Presidente Hayes.

Es el líder de la bancada de Honor Colorado y su trabajo no está enfocado en propuestas. Su gestión legislativa se basó más bien en reacciones políticas antes que en proyectos, de hecho, no hay ninguno de gran relevancia en el que haya sido proyectista. Actualmente es candidato al Senado por el Partido Colorado, para las elecciones del próximo 30 de abril.

Fue médico, concejal y luego intendente de Villa Hayes. También asesor político de Horacio Cartes cuando este era presidente de la República.

Es uno de los diputados más cuestionados y con serias denuncias por corrupción pública. Uno de los más recientes es el caso de sospecha de lavado de dinero que pesa en su contra, tras el informe del Instituto Nacional de Cooperativismo (Incoop), que revela que Bachi accedió en el 2020 a un millonario préstamo de más de G. 1.000 millones a 12 meses, de la Cooperativa San Cristóbal. La operación sería irregular, ya que el legislador no cumplía los requisitos para acceder al préstamo y no pagó ni una sola cuota en dos años.

La Fiscalía anunció investigación pero el caso quedó dormido sin efecto alguno.

Bachi utilizó el conflicto y el armado de discurso para confundir o desviar la atención cuando saltaban hechos graves que vinculaban a su sector político, o para evitar el tratamiento de algún proyecto que podría afectarlo, como la ley de conflicto de intereses, el control de Seprelad a tabacaleras o los juicios políticos a la fiscala general Sandra Quiñónez o el ministro Antonio Fretes. Evitó estos juicios mediante negociaciones con diputados de otras bancadas.

Tanto Quiñónez como Fretes son aliados cartistas muy protegidos y defendidos en Diputados, donde colorados cuentan con mayoría propia.

Por lo general, Bachi recurría, en varios casos, a denunciar a quien adoptó como enemiga, la diputada liberal Celeste Amarilla, para quien varias veces pidió sanción y con quien protagonizó escándalos en discusiones durante las sesiones.

Bajo su línea política conservadora, Núñez también usó el discurso provida y profamilia para defenderse o para atacar a sus adversarios.

Bachi encabeza el clan familiar Núñez en Presidente Hayes. Su hermano, el ex gobernador (2008-2012) y ex diputado (2013-2018), Óscar Venancio Núñez Giménez, logró dilatar su caso por lesión de confianza en el que está acusado, debido a un faltante de G. 55.000 millones durante su administración al frente de la Gobernación.

Disidente. Toda su gestión se basó en el ataque. Uno de los proyectos que presentó fue el libelo acusatorio contra Arnaldo Giuzzio, para pedir un juicio político cuando este era ministro del Interior. También una moción de censura contra Juan Ernesto Villamayor cuando este era jefe de Gabinete Civil. Presentó pedidos de interpelación para el presidente de Copaco Sante Vallese; el director de Itaipú Manuel Cáceres; el presidente de la ANDE Félix Sosa, entre otros.

Uno de los hechos políticos más llamativos que protagonizó Bachi fue la presentación de dos proyectos de leyes pero no para aprobarlas, sino con intención de rechazarlos. Se trata del proyecto que establece un impuesto a los altos patrimonios y el que regula las invasiones de tierras.


Protagonistas del poder político en Diputados

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.