Arte y Espectáculos

Artista deleita hoy con sonidos de instrumento tradicional de Japón

Yumi Kurosawa llega a nuestro país para ofrecer un concierto de koto, como parte de las actividades en conmemoración de los 100 años de amistad entre Japón y Paraguay. El acceso es libre y gratuito.

Esta noche, a las 19.30, en el auditorio de la Orquesta Sinfónica Nacional (Teniente Coronel Ayala Velázquez y Capitán Brizuela), se realiza un inédito concierto de koto, instrumento de cuerda tradicional japonés, a cargo de la artista japonesa Yumi Kurosawa. La violinista paraguaya Gabriela Rodríguez también se presentará en la velada. El acceso es libre y gratuito.

La propuesta hace parte de la serie de actividades que se llevan adelante en el marco de los festejos del centenario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre el Japón y Paraguay. El instrumento en cuestión se trata de uno de los más antiguos de ese país; era utilizado como un elemento sagrado durante las ceremonias religiosas.

“La música es mi vida y los distintos acontecimientos se reflejan en las piezas que he compuesto”, señala la artista japonesa sobre su relación con el arte, que inició tan solo a los tres años, cuando empezó a dar sus primeros pasos con el milenario instrumento.

KOTO. Según Kurosawa, su tono típico y su resonancia, son las principales características del koto. El instrumento posee 13 cuerdas de seda tendidas a lo largo de una caja de resonancia elaborada en madera de paulonia, con unos 150 a 190 centímetros de longitud y 30 centímetros de ancho. Si bien es conocido como el arpa japonesa, difiere de este al ser ejecutado de forma horizontal.

Al referirse a las exigencias que requiere la ejecución del koto, la talentosa artista explica que se requiere de una combinación de talento y esfuerzo. Otra particularidad del objeto musical, consiste en que el sonido al repercutir en el interior de la fina caja de resonancia, produce un efecto múltiple. Es ejecutado con uñas de marfil colocadas en los dedos, pulgar, índice y corazón de la mano derecha, mientras que la mano izquierda se ocupa de subir o modificar los tonos de las cuerdas.

TÉCNICA. Establecida en Nueva York desde el 2002, Kurosawa acumula presentaciones en países como Canadá, Alemania, Rusia y Estados Unidos, además de destacadas actuaciones en Japón, como en el Suntory Hall, en Tokio y en la NHK Broadcast Tv.

Sobre la sensación que experimenta al subirse al escenario, señala que la observación de los asistentes es un elemento que utiliza para conducir cada una de sus presentaciones. “Cuando toco este instrumento ante el público, se necesita un cierto sentido de tensión. Como los espectadores son diferentes en cada concierto, capturo la atmósfera del público en el momento en que salgo al escenario y termino la ejecución del primer tema”, describe.

La profesional posee tres producciones discográficas y acumula a lo largo de su carrera elogios sobre sus presentaciones, de parte de importantes medios de comunicación, como el New York Times y el Washington Post.

Al ser consultada sobre lo que conoce de Paraguay, la japonesa cita el instrumento que se asemeja al koto, el arpa paraguaya. “El arpa es famoso y he escuchado en Nueva York. Si bien ambos son instrumentos musicales de cuerda, la estructura es diferente” explica al mismo tiempo de señalar, que como amante de la comida, no esconde su entusiasmo en probar nuestra carne. “He oído que la carne paraguaya es muy buena, me gustaría probarla”, finaliza.



A saber
Evento: Concierto de koto en el marco de los festejos por el centenario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Japón y Paraguay.
Día: Hoy, a las 19.30.
Local: Auditorio de la Orquesta Sinfónica Nacional (Teniente Coronel Ayala Velázquez y Capitán Brizuela).
Artista: Yumi Kurosawa.
Invitada: Gabriela Rodríguez.
Sobre el instrumento: Compuesto por 13 cuerdas de seda tendidas a lo largo de una caja de resonancia de paulonia, el instrumento posee de 150 a 190 centímetros de longitud y 30 de ancho. De origen milenario, era utilizado como un elemento sagrado durante ceremonias religiosas.

Dejá tu comentario