Política

Arrom y Martí fueron notificados sobre proceso en Brasil

 

Juan Arrom y Anuncio Martí, acusados por el secuestro de María Edith Bordón de Debernardi y quienes se encuentran en carácter de refugiados en el Brasil, fueron notificados ayer del proceso que inició el Estado paraguayo para la revocación del estatus del que gozan en el vecino país. El Gobierno busca afanosamente que los mismos puedan ser extraditados para que enfrenten las causas pendientes que tienen con la Justicia paraguaya.

Los mismos finalmente pudieron ser notificados, pese a que en un principio las autoridades brasileñas no lograba ubicarlos. Sin embargo, sólo estaban en proceso de mudanza, según indicaron desde la Embajada paraguaya en Brasil.

Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, sospechosos del secuestro de María Edith Bordón de Debernardi, ocurrido en el 2001, demandaron al Estado paraguayo por una millonaria suma por desaparición forzada y tortura ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

En el marco de ese proceso, el mismo Arrom brindó su declaración en línea y había confirmado al Tribunal internacional que residía en la ciudad de Curitiba.

El Gobierno brasileño aclaró en horas de la mañana que, mientras no sean ubicados en algún domicilio, no podían ser notificados sobre el proceso de revocatoria de asilo político. Sin embargo, con el transcurrir de las horas y la confusión que hubo en principio, los mismos fueron hallados en el país vecino.

Extradición. El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, solicitó oficialmente a su par brasileño, Jair Bolsonaro, que revoque el estatus de refugiado político a Arrom, a Anuncio Martí y a Víctor Colmán.

La intención es que los tres puedan ser extraditados y, posteriormente, juzgados en el país por las causas pendientes que tienen con la Justicia desde hace 17 años.

Para el Gobierno paraguayo, Arrom, Martí y Colmán son los padres de la industria del secuestro extorsivo en Paraguay.

También son ex dirigentes del Partido Patria Libre, que supuestamente fue la base para la conformación del actual Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que lleva en su legajo varias muertes y secuestros en el Norte del país.

El proceso de revocación para que les retiren el estatus de refugiados políticos recién fue tratado por la Comisión Nacional de Refugiados (Conare), que es la institución que decidirá el futuro de ambos paraguayos.

El organismo puede tomar decisiones si se presentan nuevos hechos en los que ambos estén implicados, que no sean justamente los que ambos denunciaron ante la Corte IDH.

El pedido de revocación del estatus de refugiados de Arrom y Martí fue solicitado personalmente por el propio presidente de la República Mario Abdo Benítez, tras la primera reunión que mantuvo con su par Jair Bolsonaro en el mes de enero pasado, semanas antes de la audiencia ante la Corte IDH que se realizó en febrero.

Dejá tu comentario